114 restaurantes de Santa Cruz deberán quitar sus terrazas en octubre

Guardar

gente jacfotografo (2)
gente jacfotografo (2)

Con la medida que prohibía servir dentro de los locales debido a la covid-19 los hosteleros de Santa Cruz de Tenerife encontraron en las terrazas exprés una salida económica. Las aceras se llenaron de mesas y sillas de los restaurantes que veían en la calle la única forma de mantener abierto el negocio. Sin embargo, esta medida excepcional ya tiene fecha límite en la capital, y los bares y restaurantes que no amplíen la licencia de su terraza la tendrán que quitar en octubre.Así lo publicó este miércoles el periódico El Día, que adelantaba que de las 217 terrazas exprés instaladas, 103 han solicitado la licencia definitiva, por lo que 114 locales deberán desinstalar las instalaciones el próximo mes.

Menos tráfico y más terrazas

Los bares y restaurantes capitalinos ven esta decisión un poco precipitada y defienden que desde la pandemia los clientes prefieren consumir en las terrazas antes que en el interior. Es la situación, por ejemplo, de la cafetería Pamelita, cuya propietaria, Lidia Cruz, ha explicado a AtlánticoHoy que, desde que instalaron su terraza, que ocupa dos aparcamientos de la capital, los clientes prefieren consumir fuera del local, por lo que la mantendrá hasta que el Ayuntamiento le indique lo contrario. “Santa Cruz debería ser de terrazas. Aquí tienen que quitar más tráfico y poner más terrazas”, critica.Es la misma opinión que mantienen desde el restaurante Comino y Sal, también en la capital, que explican que solo pudieron ampliar en dos mesas su terraza, pero que si las calles fueran peatonales tendrían más margen de clientes. “Es raro que los clientes quieran consumir dentro”, explican desde el restaurante. El pequeño espacio que tienen en el interior del local solo tiene cabida para pocas mesas, por lo que situarlas en la calle es la principal salida que encuentran: “Si me quitas la terraza me matas; mejor cierro”, comenta.Desde el restaurante Konkalma, que ha instalado una plataforma a modo de terraza en dos aparcamientos capitalinos, también esperan poder ampliar la licencia para seguir sirviendo en el exterior. “En Santa Cruz hay una tradición de terracita que está bien. Y desde el covid se ha potenciado”, explican.

10 meses con las terrazas en las calles

Desde el pasado mes de diciembre el Ayuntamiento capitalino ha permitido a todos los locales de restauración que cuenten con una acera en su entrada la instalación de una terraza de manera extraordinaria. Diez meses después de esta medida excepcional los restaurantes que puedan y quieran mantener la terraza deberán tramitar una licencia definitiva. Según la publicación de El Día, de los locales que mantendrán la terraza 81 ocupan plazas de aparcamientos y 22 están situados en las aceras