El CD Tenerife recibe a un Huesca dolido por la eliminación copera

A pesar de su buen inicio liguero, a solo dos puntos del 'playoff', los de Cuco Ziganda cayeron eliminados en Copa ante el Juventud de Torremolinos por penaltis

Guardar

La última visita del Huesca al Heliodoro se saldó con un empate sin goles ante el Tenerife./ CDT.
La última visita del Huesca al Heliodoro se saldó con un empate sin goles ante el Tenerife./ CDT.

Solventado el parón de Copa del Rey con la victoria ante el Lealtad, el CD Tenerife vuelve a centrarse en la Liga con un encuentro este sábado a las 17.30 (hora canaria) en el Heliodoro ante el Huesca. El cuadro altoaragonés corrió distinta suerte en su duelo copero y buscará redimirse de la dolorosa eliminación ante el Juventud de Torremolinos en un partido que empataron 2-2 y acabaron perdiendo en la tanda de penaltis. Pero este tropiezo es ciertamente una anomalía en la trayectoria de los del Cuco Ziganda esta temporada que en competición liguera se han instalado en la séptima posición de la tabla a solo dos puntos de los puestos de 'playoff'.

Para el envite ante el cuadro oscense, Ramis ha anunciado novedades en su convocatoria, con la presencia de Shashoua, Waldo y Carlos Ruiz, aunque su participación probablemente se limite a algunos minutos. Entre las bajas confirmadas se encuentra Borja Garcés por sanción, ya que vio tarjeta roja en El Plantío, mientras que Andoni López, por una luxación en el hombro, y Corredera, que ultima su largo proceso de recuperación postoperatoria, tampoco podrán vestirse de corto. Presumiblemente Ramis volverá a alinear de inicio a varios de sus futbolistas de confianza, como Soriano, Mellot, Aitor Sanz, Iván Romero o Enric Gallego, que descansaron en Copa.

Sello Ziganda

El Huesca se construye desde los cimientos de unas de las mejores defensas del campeonato, con diez tantos recibidos en 15 jornadas. Solo Burgos y Las Palmas han encajado menos goles que el cuadro de Cuco Ziganda, adepto a controlar los partidos y puntuar con marcadores cortos. Bajo el liderazgo del capitán Jorge Pulido en el eje de la defensa, el Huesca presume de la solidez defensiva propia de los equipos con el sello del entrenador navarro que, después de dos temporadas en el Oviedo, tomó este verano el mando de la nave oscense para aplicar la estilo de juego que ya implantó como entrenador de Osasuna y Athletic de Bilbao.

En el perfil atacante su jugador más destacado es Marc Mateu, con un guante por pierna izquierda que le convierte en la pieza más determinante del equipo, con dos goles y dos asistencias. Sin duda su previsible duelo con Mellot será uno de los alicientes del choque. En cualquier caso el máximo realizador de la plantilla es un viejo conocido de la hinchada tinerfeña, el exblanquiazul Juan Carlos Real, que, en su tercera temporada en el Huesca, lleva tres goles hasta el momento. También destacan como anotadores los delanteros Carrillo y Kanté, con dos tantos cada uno, así como el defensa Gerard Valentín, duda para el duelo en el Heliodoro. 

Un rival que no alza la voz

Luis Miguel Ramis conoce bien las características del próximo visitante del Heliodoro. En la rueda de prensa previa al partido, el técnico blanquiazul definió al Huesca como "un equipo que no alza la voz, que se dedica a trabajar" y es cierto que, sin hacer ruido, se ha colocado a tiro de piedra de los puestos de promoción. El entrenador blanquiazul alabó la "estructura definida" que ha conseguido el equipo, incluso desde antes de la llegada de Ziganda al banquillo, además de la "calidad inidividual" que atesoran algunos de sus jugadores Huesca.

Si descontamos el empate y la eliminación de Copa del Rey, el Huesca venía en una racha de dos victorias en El Alcoraz, ante Las Palmas y Villareal B por 1-0, y una derrota en Ponferrada también por la mínima. Ciertamente, el rendimiento de los aragoneses como foráneos dista mucho del que ofrecen al calor de su público. Hasta el momento, en sus siete viajes solo han conseguido ganar un partido y empatar otros tres, con un balance de cuatro goles a favor y seis en contra. Aún así, los blanquiazules deberán estar prevenidos antes un rival muy equilibrado y dolido por la eliminación de Copa ante un rival de Segunda RFEF, cuyo amargo recuerdo intentarán sacudirse en el Heliodoro.