La paradoja de la construcción canaria: crece y supera la crisis, pero sin relevo generacional

La incidencia de la pandemia en este sector fue mínima y en la actualidad la construcción da trabajo en Canarias a más de 55.000 personas

Guardar

Trabajadores de la construcción en un día de trabajo. / Gobierno de Canarias
Trabajadores de la construcción en un día de trabajo. / Gobierno de Canarias

A pesar de que la situación de pandemia hace pensar que sectores como el de la construcción podrían haber notado problemas en su actividad, lo cierto es que se encuentra en un proceso de crecimiento más que satisfactorio en el Archipiélago. 

La construcción parece haber abandonado su época más oscura causada por la crisis del 2008, que dejó a las islas con escaso tejido empresarial y cuyo comienzo de recuperación no se produjo hasta principios del año 2014. 

Oscar Izquierdo, presidente de la Federación Provincial de Entidades de la Construcción de Santa Cruz de Tenerife (Fepeco), comenta a Atlántico Hoy que tras pasar la época de crisis, este sector se ha consolidado como el motor de la economía canaria y su actividad ha continúado durante la difícil situación causada por la covid-19. 

Un sector al alza 

En la actualidad, 55.541 trabajadores se dedican a esta profesión en las islas. Si se divide por provincias, en Santa Cruz de Tenerife posee 26.616 trabajadores y por otro lado, 28.845 en Las Palmas. Oscar Izquierdo resalta que desde principios de este año se han creado casi 4.000 nuevos puestos de trabajo en este ámbito así como un incremento del 7,59% con respecto al 2020.

Izquierdo añade además que todas las empresas de la construcción en las islas están trabajando con mucha potencialidad. ‘’En Canarias hay un total de 5.494 empresas relaciondas con el sector, lo que se significa un 9,4% del total de sociedades que hay en el Archipiélago. Santa Cruz de Tenerife cuenta con 2.814, mientras que en Las Palmas hay 2.815 empresas. Esto hace ver que la construcción está muy equilibrada entre ambas provincias’’, apunta. 

Por ello, la pandemia parece no haber hecho mella en este sector. De hecho, el presidente de Fepeco comenta que la incidencia fue mínima y que la construcción lleva generando empleo desde el comienzo de la época covid, ya que durante las restricciones hubo un gran desarrollo en el trabajo debido a las labores de reforma y mantenimiento en los alojamientos turísticos. ‘’La planta alojativa aprovechó el parón para modernizarse, algo que dio empleo a las empresas’’, comenta Izquierdo. 

Sin relevo generacional 

Izquierdo asevera que otro de los problemas que sufre actualmente el sector de la construcción es que los jóvenes no se están incorporando a trabajar en este mercado, lo que supone que ‘’el relevo generacional no se está produciendo de una manera generalizada’’, señala. 

Según el presidente de Fepeco, esto ha provocado que la mayoría de operarios de obra sean personas en edad de jubilación. Además, señala que la escasez de trabajadores de la construcción no se debe a un problema económico, ya que el sector cuenta con un convenio económico general y provincial bastante generoso. ‘’Sin duda se trata de un conflicto social. La construcción requiere mucha dedicación física. Estamos en un mundo de comodidad donde se rechaza todo lo que signifique esfuerzo'', apunta.   

Por su parte, dos jóvenes estudiantes comentan a Atlántico Hoy que no contemplan dedicarse a esta labor debido a las malas condiciones que históricamente acarrea y sienten que ‘’no se les retribuirá en equilibrio al trabajo desempeñado’’. De igual manera, un ex operario que dedicó más de 20 años a esta profesión añade que se trata de un trabajo duro y que ahora ‘’es más suave que hace 15 años o 20 años’’. 

Necesidad de personal especializado 

El incremento de la actividad está siendo muy importante y avanza en sintonía con los tiempos que corren, por lo que cada vez se necesita más personal especializado. Oscar Izquierdo explica que, debido al plan de Agenda Verde impulsado por la Unión Europea, se están haciendo reformas y rehabilitaciones en edificios, así como tereas de conservación y mantenimiento incorporando la eficiencia energética, accesibilidad universal y digitalización. ‘’Necesitamos a personas que entiendan de estas nuevas formas de trabajo. El sector está introduciéndose en la era digital, con lo cual demandamos personal muy especializado y preparado en esa rama’’, expresa. 

De igual manera, Izquierdo añade que esta escasez de trabajadores expertos se debe a un problema generalizado a nivel continental. También, que el sector de la construcción requiere una formación previa que antes no se pedía. ‘’Para que una constructora contrate a personal es necesario que el trabajador tenga la TPC, que es la tarjeta profesional de la construcción, un instrumento donde va reflejado el currículum del trabajador. Sin él, no se puede hacer un contrato legalmente’’, concluye.