Granca Live Fest vive un apoteósico final con las actuaciones de Camilo, Residente y Dani Martín

Más de 30.000 personas se dieron cita en Las Palmas para disfrutar de uno de los mejores carteles de la temporada

Guardar

Residente, Dani Martín y Camilo en el Granca Live Fest./ AH
Residente, Dani Martín y Camilo en el Granca Live Fest./ AH

El Granca Live Fest vivió un apoteósico final con las actuaciones de Camilo, Residente y Dani Martín, poniendo el broche a la más de 20 horas de música que se vivieron en el Estadio de Gran Canaria.

Más de 30.000 personas se dieron cita en Las Palmas para disfrutar de uno de los mejores carteles de la temporada. Tras un viernes en el que C Tangana y Marc Anthony pusieron el listón muy alto, la jornada sabatina retomó su espíritu festivo con las actuaciones de Uña y Carne y Mel Ömana poco después del mediodía, antes de la llegada triunfal de un Rayden que demostró porque es uno de los raperos más importantes del panorama nacional.

El ciclón Camilo

El momento más familiar y emotivo de ambas jornadas lo aportó Camilo, quien compartió escenario en diversas ocasiones con su mujer Evaluna e hizo las delicias de los asistentes, muchos de ellos jóvenes emocionados por ver en directo al artista colombiano.

Una joven tinerfeña recibió un abrazo del cantante cuya ternura contagió al estadio, como sucedió minutos después con la pedida de matrimonio de Richard, quien trabajaba en el concierto para Telepizza y contó con la complicidad del cafetero para hincar rodilla frente a su novia Guadalupe. Vibró el respetable cuando la joven dio el sí quiero.

Supo el intérprete de Favorito meterse en el bolsillo al público canario, quien coreó su nombre hasta la llegada del siguiente artista de la noche, Residente. El ex miembro del grupo Calle 13 revivió alguno de los éxitos del pasado mezclados con temas de su carrera en solitario, aunque su actuación resultó un tanto más fría que la que le precedió. Por no hacer, ni siquiera se despidió de la audiencia que esperó sin éxito un bis que nunca llegó, aunque hay que reconocer que la gente se quedó contenta, era el plato fuerte de la noche.

Incombustible Dani Martín

Dispuesto a darlo todo, el que fuera líder de El canto del loco entró en escena con el pelo teñido de rubio y un buen puñado de temas que forman parte de la banda sonora de los españoles en los últimos. Su comienzo fue más bien lento, con los temas más melosos de su discografía como Peter Pan, Puede ser o Cero, pero poco a poco fue entrando en calor y su directo fue cogiendo cada vez más fuerza.

Lo conocido de sus canciones hizo el resto. Para aquellos que dudaban sobre su posición en el cartel, después del ritmo imprimido por Residente, Martín respondió con actitud y su larga lista de éxitos que coreó todo el estadio hasta bien pasada la medianoche, dejando una sonrisa y muy buen rollo en la inmensa mayoría de los espectadores.

Para aquellos que aun tenían ganas de disfrutar llegó God Save the Queen, la banda tributo a Queen que se aprovechó de lo mismo que Dani Martín, una colección de temas impregnados en el imaginario colectivo que llevó al Granca Live Fest a terminar por todo lo alto y dejar unas grandes expectativas para el festival del año que viene.