JSP y sus trabajadores acuerdan un ERE in extremis para salvar la compañía

Las condiciones en las que se tramitase este ERE eran indispensables para el aterrizaje del fondo Hiperion

Guardar

Imagen de archivo de una protesta de los trabajadores de JSP./
Imagen de archivo de una protesta de los trabajadores de JSP./

Pocos días después de que se diese por concluida la mesa de negociación entre empresa y trabajadores de la compañía JSP ambas partes han llegado a un acuerdo in extremis para darle viabilidad a la pervivencia de la principal industria de productos lácteos de Canarias.

Las desavenencias entre los actores, que llegaron a enfrentar a los representantes de UGT y CCOO por las condiciones en las que los trabajadores afrontaban esta reducción de personal, han llegado a buen puerto tras llegar a un acuerdo respecto a cómo el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) afectará a los 276 empleados implicados.

Hay que recordar que las condiciones en las que se tramitase este ERE eran indispensables para el aterrizaje del fondo Hiperion, al tiempo que influían en la negociación con los acreedores para buscar una salida beneficiosa para todas las partes.

El quid de la cuestión radicaba en una mejora de las indemnizaciones que CCOO reclamaba para los trabajadores y que, con este acuerdo, implica el desistimiento de las demandas interpuestas por los empleados, algunas de las cuales fueron ganadas en primera instancia, como adelantó recientemente este diario.

De esta forma, como explica el representante de los trabajadores Ángel Yanes, “se ha ampliado la bolsa de trabajo de 3 a 4 años” algo de especial relevancia en lo relativo a los trabajadores de más de 50 años -unos 150 de los 276 propuestos-, quienes, como explica, “tienen más difícil la incorporación otra vez al mercado”.

Los empleados consiguen también una mejora en las condiciones del ERE a razón de 25 días por año trabajado y 16 mensualidades, con la novedad de que todo el personal que no esté afectado, y vea con buenos ojos estas condiciones, puede adherirse al ERE.

“Ese era uno de nuestros grandes requerimientos”, afirma Yanes, antes de asegurar que “los 13 miembros de la mesa votaron favorablemente” a las nuevas condiciones.

Estas incluyen la condición de que, si no se suman voluntariamente 276 empleados al ERE planteado, la empresa podrá decidir unilateralmente quienes son los afectados. También se reserva la potestad de vetar ciertas adhesiones a dicho ERE.

Una vez alcanzado el acuerdo, Yanes afirma que “por nuestra parte ahora debemos remar todos para el mismo lado, intentar aportar nuestra experiencia y nuestras ganas, que son muchas, para revertir la situación lo antes posible para mantener estos productos tan importantes y tan señeros para Canarias”.

Archivado en: