La lava, un problema actual para la fotosíntesis que traerá beneficios a largo plazo

AtlanticoHoy / EFE

Guardar

Volcán de La Palma tomada desde Los Llanos de Aridane
Volcán de La Palma tomada desde Los Llanos de Aridane

La lava del volcán de La Palma ha hecho desaparecer muchos cultivos y a esos daños se une los que ahora provocará la ceniza, ya que tapa la luz del sol y, con ello, disminuye la posibilidad de que las plantas produzcan la fotosíntesis.Domingo Ríos, profesor asociado de Producción Vegetal de la Sección de Ingeniería Agraria de la Universidad de La Laguna, ha explicado a Efe que la ceniza podría tener algún efecto positivo sobre el suelo, pero eso será a largo plazo, pues mientras dure la erupción su influencia será negativa.En La Palma, donde el domingo pasado se produjo una erupción volcánica en la zona de Cabeza de Vaca, en el municipio de El Paso, predominan los cultivos de viña, papa, millo y plátano, este último muy presente en la zona de Los Llanos de Aridane, donde la lava se acerca al mar.La ceniza perjudicará tanto a los productos que están al aire libre como a los cultivos bajo invernadero, ha señalado Domingo Ríos, jefe de servicio de Agricultura del Cabildo de Tenerife.Detalla que, en el caso de los invernaderos, la ceniza dificulta la fotosíntesis y, en función de su mayor o menor grosor, también influye en las propiedades del plástico, de forma que si es más bien grande provoca microrrajados que no siempre se ven a simple vista pero que inciden en la durabilidad del material.Y si el cultivo está al aire libre, caso de las plataneras, la ceniza paraliza mucho la fotosíntesis, la respiración y la transpiración, haciendo que la planta colapse y pierda producción, con lo que se producirán daños "muy importantes" para los agricultores.Domingo Ríos ha indicado que, muchas veces, cuando la ceniza que cae es grande y se puede decir que son trocitos de "picón", puede producir microrroces entre las "manos" de las piñas de plátanos o golpeteos sobre la fruta, y en ambos casos estropearla.Por eso, las pérdidas de los agricultores de La Palma serán "cuantiosas" mientras dure la erupción volcánica, y después deberá pasar bastante tiempo hasta que se llegue al óptimo productivo, ha señalado el profesor de Producción Vegetal.Ha destacado la importancia de lavar la cubierta de los invernaderos y de las plantas, pero ha recordado que muchas instalaciones tendrán problemas de agua porque se han producido cortes de suministro.Pero hay que lavar bien, con agua a bastante presión, y que la ceniza caiga al suelo, donde sus efectos serán buenos a largo plazo, ha dicho Domingo Ríos, quien también ha destacado la importancia de que el personal que trabaje en esos procesos se proteja como si estuviera dando tratamientos fitosanitarios.También se ha referido a que la lluvia podría tener un cierto efecto positivo al limpiar los invernaderos y las plantas, y que la ceniza caiga al piso, lo que serviría para aportar nutrientes al suelo en un periodo largo de tiempo.Ha insistido en que mientras dure la erupción volcánica los agricultores se verán muy perjudicados, tanto con pérdidas de ingresos como de productividad, y las plantaciones quedarán "muy tocadas" durante un largo tiempo.