Reglas de seguridad para moverse con patinete por Santa Cruz de Tenerife

¿Cuáles son las reglas del patinete en Santa Cruz? Esta es una de las preguntas que se hacen muchas personas. Aquí se dan las claves para saber cómo circular correctamente con este vehículo

Guardar

Moverse con patinete por Santa Cruz de Tenerife / PEXELS
Moverse con patinete por Santa Cruz de Tenerife / PEXELS

Hoy en día usar el patinete eléctrico es algo bastante habitual en Tenerife igual que en otros puntos de Canarias. No obstante, conducir dicho vehículo no implica un libre albedrío en cuanto a la circulación, sino que debe seguirse una normativa. Las normas del patinete no son muy conocidas, por lo que no está de más recordarlas.

De hecho, se han establecido una serie de sanciones que pueden llegar hasta los 1.000 euros en el peor de los casos. Incluso el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife lanzó una campaña bajo el nombre de “Las 7 reglas del patinete” con el objetivo de fomentar el respeto cívico hacia los viandantes.

Esta campaña tiene la intención de dar una solución a un problema generado en muchas ciudades debido al mal uso del patinete. En este sentido, Evelyn Alonso, concejal de Seguridad Ciudadana y Emergencias, habló del importante papel de la administración para aportar seguridad a todas las personas.

Las reglas del patinete

La primera norma a destacar es que solo puede viajar una persona por patinete, cuyo incumplimiento conlleva una sanción de 100 euros. Además, dentro de las prohibiciones del uso del patinete en Santa Cruz hay que resaltar la circulación por las aceras o por otras zonas de peatones. En este caso, la sanción puede llegar hasta los 200 euros.

La circulación tiene que ser por el carril correspondiente. Puede utilizarse el de la derecha de la calzada, pero sin invadir los Bus-VAO, si bien en la zona metropolitana es minoritaria la implantación de este carril.

En cuanto al aparcamiento, estacionar provocando dificultades para personas o vehículos tiene una sanción de 100 euros.

En aspectos relacionados con la protección, es recomendable el uso del casco, pero obligatorio para los menores de 16 años o cuando circulen varios patinetes en grupo. Si no se respeta esta norma la multa es de 100 euros. Tampoco se puede conducir empleando los auriculares ni el teléfono móvil, acciones que son sancionadas con 200 euros.

Un patinete eléctrico mal aparcado en una acera de Santa Cruz de Tenerife. / Cedida
Un patinete eléctrico mal aparcado en una acera de Santa Cruz de Tenerife. / Cedida

Una apuesta por la conducción segura

Todas estas reglas del patinete se establecen para proteger tanto a conductores como a peatones. En esta línea, no está permitido circular bajo los efectos del alcohol.

De hecho, aquí la multa abarca desde los 500 hasta los 1.000 euros en función de la tasa de alcoholemia que se obtenga. Por otro lado, la sanción es de 1.000 euros si se conduce bajo la influencia de alguna droga, puesto que esto supone un grave peligro para los peatones.

La conducción nocturna implica la obligatoriedad de llevar alguna prenda reflectante y que el vehículo vaya equipado con un sistema de alumbrado. En caso de no cumplir con ello, la multa es de 200 euros.

Concienciar sobre la circulación

Todas estas normas son, como ocurre con los coches, las motos o los autobuses, algo que resulta necesario para regular la circulación en general. Es más, estos patinetes, al ser unos vehículos relativamente recientes, han obligado a la redacción de una normativa de sanciones para garantizar una mayor seguridad.

Santa Cruz, como otras ciudades de las islas, apuesta por los distintos modelos de movilidad sostenible, o tal y como son conocidos, vehículos de movilidad personal (VMP), y es evidente que el patinete tiene que estar presente. Los organismos municipales lo saben y tratan de concienciar sobre una conducción segura, pero, en caso de no hacerlo, las sanciones están ahí. Con todo, se espera que haya una armonía de circulación entre conductores y peatones gracias a estas reglas del patinete.