Una de cada cinco muertes por calor en Canarias son culpa del calentamiento global

Guardar

Calor Canarias
Calor Canarias

En las islas Canarias, una de cada cinco muertes por calor son culpa del calentamiento global, donde se ha batido el récord de la ola de calor más asfixiante de su historia. Hasta la fecha, la anterior racha de calor de mayor magnitud se había registrado en el año 2012.

Con temperaturas de hasta 45 grados, el archipiélago ha soportado días sofocantes; nada comparable a la última ola de calor en junio de 2012, con 39 grados que afectaron solo a una provincia.

La menor tasa de mortalidad

No obstante, la comunidad canaria es la que menor impacto tiene con respecto al cambio climático. La mortalidad atribuida a estas condiciones de cambio global asciende al 30,3% en el resto del país.

Las islas también acumulan datos preocupantes en este sentido, como el aumento de la mortalidad en la provincia de Las Palmas al 22,5%.

Pacientes con enfermedades respiratorias

Los pacientes que presentan algún tipo de patología o enfermedad respiratoria son el grupo más vulnerable a las altas temperaturas. El cuerpo humano experimenta una defensa natural por encima de los 37 grados de temperatura.

Lactantes, niños y personas mayores son los que presentan una menor resistencia a la subida de temperaturas en verano. Los desmayos y las enfermedades gastrointestinales son las de mayor impacto en la población cuando se pasan por olas de calor.

1.300 muertes por olas de calor

En el año 2003 la mortalidad subió tanto en Europa, con 70.000 personas fallecidas a causa de las temperaturas, que saltaron las alarmas. En España murieron 6.660 personas en un período de no más de 10 días.

Ahora el mundo entero se enfrenta a un problema que ya no es cosa del futuro, sino del presente inmediato. Se llegan a contabilizar 1.300 muertes en España por olas de calor cada año.

1,8 muertes por cada 100.000 habitantes

La cifra de 1,8 muertes por cada 100.000 habitantes por olas de calor en el archipiélago canario destaca frente a los 4,7 fallecidos en todo el país.

Otro de los aspectos más desastrosos que arrastran consigo las altas temperaturas es el riesgo de los incendios forestales, que tanto han sufrido las islas en los últimos años.