Los viajes para mayores, una asignatura pendiente en los municipios tinerfeños

La pandemia también ha afectado a una actividad tan común y participativa entre las personas mayores

Guardar

Personas mayores en la época de pandemia. / EFE
Personas mayores en la época de pandemia. / EFE

Los viajes destinados tanto a personas mayores como de cualquier edad, organizados por los Ayuntamientos de diversos municipios de Tenerife, han sido siempre una vía para fomentar el enriquecimiento personal y un escape de la rutina diaria para quienes acuden a esta actividad cultural.  

La crisis del coronavirus ha causado la paralización de estas actividades debido a las restricciones en cuanto a movilidad, reuniones grupales y aforo, sumando además que el 80% de las personas que acuden a este tipo de viajes son de la tercera edad, y por lo tanto un colectivo más vulnerable antes de la pandemia. 

Parón por la pandemia 

A pesar del avance del ritmo de la vacunación, la mayoría de los ayuntamientos de la isla no han terminado de concretar si platearán volver a ofertar este tipo de viajes. De hecho, desde ayuntamientos como el de Güímar confirman que, aunque no descartan la idea, no se han planteado hacerlos actualmente. 

Esther Morales, alcaldesa de El Tanque, señala que desde el consistorio si continúan sacando iniciativas a través de la semana del mayor con actividades y viajes insulares para estas personas. 

En municipios como Garachico, los viajes por ahora están parados, al igual que en Candelaria o Fasnia, cuyo consistorio no organiza los viajes, sino que se hacen a través del Imserso. Actualmente, el programa del Imserso no está en funcionamiento. 

La desaparición de Ansina

En mayo de 2020 el Cabildo de Tenerife confirmaba la desaparición de Ansina, un programa que apostaba por el envejecimiento activo de más de 8.000 personas mayores, y participaba juntos a los municipios en la organización de viajes o actividades de entretenimiento. 

Desde el Cabildo insular señalaron en su momento que el cese de Ansina fue debido a que ''era un programa que había avanzado sin planificación durante 30 años con un coste de 2'5 millones de euros anuales''. 

De hecho, una vecina del norte de Tenerife señala que acudía a muchos viajes organizados por el Ayuntamiento de su municipio gracias al convenio que tenían con Ansina. Actualmente, y desde al cese del programa, su Ayuntamiento no realiza este tipo de viajes. Por su parte, el Cabildo también subrayó en mayo de 2020 que Ansina alcanzaba solamente al 3,08% de la población de más de 65 años de la isla.