Desbloqueado el concurso de residuos de Tenerife

El Tribunal Administrativo de Contratos Públicos de la Comunidad Autónoma de Canarias ha desestimado los recursos interpuestos por Valoriza Syocsa Inarsa y CEPSA-Martínez Cano por lo que la isla podrá poner en marcha el contrato de la gestión de residuos

Guardar

El presidente del Cabildo de Tenerife, Pedro Martín, en el Complejo Ambiental de Arico. / Cedida
El presidente del Cabildo de Tenerife, Pedro Martín, en el Complejo Ambiental de Arico. / Cedida

Después de que el Tribunal Administrativo de Contratos Públicos de la Comunidad Autónoma de Canarias dedestimara los recursos interpuestos por Valoriza Syocsa Inarsa y CEPSA-Martínez Cano, Tenerife podrá poner en marcha el contrato para la gestión de los residuos de la isla. La adjudicación del contrato asciende a los 397.475.058 euros para un periodo de 15 años.

Según ha declarado el presidente del Cabildo de Tenerife, Pedro Martín, de esta forma se podrá trabajar en un modelo más sostenible de la gestión de residuos de la isla . 

La razón del Cabildo

Para Martín, esta resolución pone fin "al freno de la ejecución de un contrato muy importante para la gestión de los residuos de la isla, que había recibido dos recursos tras su adjudicación y que el Tribunal Administrativo de Canarias ha resuelto desestimar ambos y dar la razón a la mesa de contratación". 

Por su parte, el consejero insular de Desarrollo sostenible y Lucha contra el Cambio Climático, Javier Rodríguez Medina, indicó que en este nuevo contrato “se prevén inversiones tanto en el Complejo Ambiental de Tenerife como en las diferentes plantas de transferencia para modernizar las instalaciones, siempre con la finalidad de mejorar los rendimientos y aumentar los porcentajes de recuperación”.

Inversión en el Complejo Ambiental

El consejero recordó algunas de las actuaciones llevadas a cabo en el actual mandato, como la retirada de las 8.004 toneladas de neumáticos fuera de uso que se acumulaban por todo el Complejo Ambiental de Tenerife, que tuvo un coste de 2,1 millones de euros. “En el complejo había abandonadas más de 8.000 toneladas de neumáticos desde el año 2005. Esto suponía un grave daño ambiental y paisajístico que hemos revertido”, dijo.

Asimismo, se refirió a los trabajos para automatizar la planta de clasificación y selección de envases, por importe de tres millones de euros, con el fin de  aumentar su capacidad de tratamiento y mejorar la eficiencia en la separación de estos residuos. “Desde el año 2009 Ecoembes estaba advirtiendo al Cabildo de Tenerife de que se debía aumentar la capacidad de tratamiento de envases porque se están experimentando crecimientos interanuales muy grandes en la recogida selectiva del contenedor amarillo y la planta no tenía capacidad. Ejecutamos una obra de emergencia porque la situación era tan límite que Ecoembes ya estaba valorando la posibilidad de empezar a enviar envases a Gran Canaria”.

Rodríguez Medina se refirió también a la puesta en marcha de la planta de bioestabilizado, que estaba abandonada y cerrada desde el año 2018, y que, tras estos trabajos tiene capacidad para compostar 96.000 toneladas al año.

Archivado en: