El sector de las ambulancias comtempla un''desborde'' de carga laboral en Tenerife

El delegado sindical de USO en Canarias señala que la pandemia ha hecho mella en este sector provocando una sobrecarga de trabajo. Aún así, señala que el servicio se brinda

Guardar

Un trabajador entrando a la ambulancia. / Archivo
Un trabajador entrando a la ambulancia. / Archivo

El sector de las ambulancias siempre se ha visto rodeado por distintos problemas en las islas. Falta de personal, sobrecarga de trabajo, escasa renovación de la flota e incluso falta de vehículos para el transporte de pacientes son problemas a los que se ha enfrentado el sector en Canarias. A esto se le unen las demandas de los pacientes por un servicio mejor, ya que entre las quejas que presentan los usuarios de las ambulancias se encuentran las largas esperas en hospitales, ambulatorios o centros de salud para ser trasladados a sus casas o a otro centro, y viceversa. 

El sindicato Unión Sindical Obrera (USO) ya denunciaba en 2019 las malas condiciones en las que se encontraba por aquel entonces el servicio de ambulancias en las islas en lo que se refiere a flota de vehículos, material sanitario o la carga de trabajo  En ese año el entonces delegado de USO en las ambulancias Canarias, José Miguel Perdomo, explicaba que esas malas condiciones estaban poniendo en riesgo el servicio. Además, subrayaba que si el problema no había ido a más era gracias a la responsabilidad de los trabajadores que soportaban unas nefastas condiciones laborales.

Problemas de los usuarios

Los usuarios de este servicio señalan que los problemas se están alargando en el tiempo y que cada vez van a peor. Atlántico Hoy ha recogido algunos testimonios de usuarios de la isla de Tenerife que durante los últimos meses se han visto afectados por esta precariedad en el servicio de ambulancias. Es el caso de una señora mayor vecina del sur de Tenerife, la cual señala que en su caso estuvo más de tres horas en un ambulatorio esperando a que la trasladasen a su vivienda. 

Por otro lado, un joven que reside en el área metropolitana señala que a su madre, una persona con movilidad reducida que vivía en un edificio sin ascensor, venía a buscarla una sola persona, siendo él mismo quien tenía que ayudar al trabajador. ''Yo sé que no es culpa de los trabajadores porque es una situación que deberían mejorar las personas encargadas del personal, pero la situación era vergonzosa'', señala. 

Un sector afectado 

El transporte sanitario es un sector bastante complejo. Así lo ha señalado a Atlántico Hoy Jonathan, delegado sindical de USO en Canarias, que destaca que a pesar del buen funcionamiento que está teniendo la empresa TASISA (Transportes Aéreos Sanitarios Isleños, S.A.) la carga de trabajo ha resultado mayor tras la pandemia. ''Antes tardábamos entre 15 y 40 minutos en hacer un servicio. Ahora con los servicios Covid, que son los que más afrontamos, podemos estar 3 horas e incluso 4 para finalizar el trabajo''. Asimismo, señala que a partir de este atraso se formula una cadena que retrasa los servicios en la calle,  de igual forma provoca una saturación en los hospitales. ''Siempre será poco el personal que existe, pero el servicio se va sacando''. 

De igual manera, y respondiendo a la denuncia de USO en 2019, señalan que una de las mejoras destacables que han tenido ha sido la renovación de flota de vehículos de transporte sanitario urgente y no urgente a toda la isla de Tenerife. A pesar de ello, continúan teniendo carencias, ya que actualmente se encuentran a la espera de juicio para cobrar una tabla salarial del 2% que se debe a los trabajadores. En relación a esto, el delegado de USO denuncia también se ha pedido a la empresa concesionaria que respete las cuantias del Salario Mínimo Interprofesional fijadas por el Gobierno de España, ya que les está afectando sobre todo en los contratos de prácticas. 

A su vez, desde USO señalan que otra de las carencias que posee el sector es la escasez de vestuario de trabajo. ''El volumen de trabajo es mayor y por ello se necesita renovar la ropa cada 6 meses porque del uso pierde aspectos importantes como la visibilidad'', declara.  

Archivado en: