Suso Santana se llevó la primera ovación de la vuelta del fútbol al Heliodoro

La afición del CD Tenerife quiso homenajear a su excapitán Suso Santana, con una unánime ovación en el minuto 10 del Tenerife - Real Sporting

Guardar

Homenaje Heliodoro a Suso Santana
Homenaje Heliodoro a Suso Santana
¡Suso, Suso, Suso, eterno capitán! fue el primer cántico al unísono de la hinchada tinerfeñista en su vuelta al Heliodoro. La primera ovación de la tarde se la llevó el excapitán del CD Tenerife, coincidiendo con el minuto 10, en relación a su dorsal como blanquiazul.

Mientras la foto de Suso Santana se mostraba en el marcador, con un mensaje de "Ayer, hoy y siempre" la afición quiso demostrarle, una vez más, su cariño incondicional con una ovación merecida. El tacuense, que hubiese deseado despedirse sobre el césped con el cariño de su afición, sigue estando muy presente en su hinchada que siempre agradeció su compromiso y su fidelidad a los colores. Seguramente, no será el último reconocimiento a un capitán que marcó época.JTNDYmxvY2txdW90ZSUyMGNsYXNzJTNEJTIydHdpdHRlci10d2VldCUyMiUzRSUzQ3AlMjBsYW5nJTNEJTIyZXMlMjIlMjBkaXIlM0QlMjJsdHIlMjIlM0VFbCUyMCUzQ2ElMjBocmVmJTNEJTIyaHR0cHMlM0ElMkYlMkZ0d2l0dGVyLmNvbSUyRmhhc2h0YWclMkZIUkwlM0ZzcmMlM0RoYXNoJTI2YW1wJTNCcmVmX3NyYyUzRHR3c3JjJTI1NUV0ZnclMjIlM0UlMjNIUkwlM0MlMkZhJTNFJTIwJUYwJTlGJThGJTlGJUVGJUI4JThGc2UlMjBwdXNvJTIwZW4lMjBwaWUlMjBlbiUyMGVsJTIwbWludXRvJTIwMTAlMjBwYXJhJTIwJUYwJTlGJTkxJThGJUYwJTlGJTkxJThGJUYwJTlGJTkxJThGJTIwYSUyMG51ZXN0cm8lMjBldGVybm8lMjBjYXBpdCVDMyVBMW4lMjAlM0NhJTIwaHJlZiUzRCUyMmh0dHBzJTNBJTJGJTJGdHdpdHRlci5jb20lMkZTYW50YW5hU3VzbyUzRnJlZl9zcmMlM0R0d3NyYyUyNTVFdGZ3JTIyJTNFJTQwU2FudGFuYVN1c28lM0MlMkZhJTNFJTIwJUYwJTlGJTk4JThEJTNDYSUyMGhyZWYlM0QlMjJodHRwcyUzQSUyRiUyRnR3aXR0ZXIuY29tJTJGaGFzaHRhZyUyRlRlbmVyaWZlUmVhbFNwb3J0aW5nJTNGc3JjJTNEaGFzaCUyNmFtcCUzQnJlZl9zcmMlM0R0d3NyYyUyNTVFdGZ3JTIyJTNFJTIzVGVuZXJpZmVSZWFsU3BvcnRpbmclM0MlMkZhJTNFJTIwJTNDYSUyMGhyZWYlM0QlMjJodHRwcyUzQSUyRiUyRnR3aXR0ZXIuY29tJTJGaGFzaHRhZyUyRlJlY3VwZXJhbW9zTnVlc3Ryb0FsaWVudG8lM0ZzcmMlM0RoYXNoJTI2YW1wJTNCcmVmX3NyYyUzRHR3c3JjJTI1NUV0ZnclMjIlM0UlMjNSZWN1cGVyYW1vc051ZXN0cm9BbGllbnRvJTNDJTJGYSUzRSUyMCUzQ2ElMjBocmVmJTNEJTIyaHR0cHMlM0ElMkYlMkZ0LmNvJTJGUEZIcUJSQklXNCUyMiUzRXBpYy50d2l0dGVyLmNvbSUyRlBGSHFCUkJJVzQlM0MlMkZhJTNFJTNDJTJGcCUzRSUyNm1kYXNoJTNCJTIwQ0QlMjBUZW5lcmlmZSUyMCUyOCU0MENEVE9maWNpYWwlMjklMjAlM0NhJTIwaHJlZiUzRCUyMmh0dHBzJTNBJTJGJTJGdHdpdHRlci5jb20lMkZDRFRPZmljaWFsJTJGc3RhdHVzJTJGMTQyOTEzOTY3MjU1NTQ1ODU2NyUzRnJlZl9zcmMlM0R0d3NyYyUyNTVFdGZ3JTIyJTNFQXVndXN0JTIwMjElMkMlMjAyMDIxJTNDJTJGYSUzRSUzQyUyRmJsb2NrcXVvdGUlM0UlMjAlM0NzY3JpcHQlMjBhc3luYyUyMHNyYyUzRCUyMmh0dHBzJTNBJTJGJTJGcGxhdGZvcm0udHdpdHRlci5jb20lMkZ3aWRnZXRzLmpzJTIyJTIwY2hhcnNldCUzRCUyMnV0Zi04JTIyJTNFJTNDJTJGc2NyaXB0JTNF

TAMBIÉN EN ELDORSAL.COM