Análisis | Canarias ante los posibles efectos de la guerra en Ucrania

Canarias fue la región menos inflacionista del país en febrero con el 6,8%.| El estallido de la guerra en Ucrania ha modificado las previsiones macroeconómicas de la comunidad

Guardar

Un carro de la compra en un supermercado. / Servimedia
Un carro de la compra en un supermercado. / Servimedia

No termina el Archipiélago de recuperarse de los efectos de la pandemia cuando una nueva amenaza se cierne sobre su economía. Si bien fue la región menos inflacionista del país en febrero con el 6,8%, la guerra en Ucrania dibuja un panorama desconocido para un tejido productivo como el canario, extremadamente dependiente de las materias primas y de la conectividad aérea y marítima.

El irremisible incremento del precio del combustible, de los insumos para el sector primario proveniente de Ucrania y de alimentos como el aceite de girasol puede hacer desvanecerse las previsiones económicas, en algunos casos muy positivas como la que hacía hace pocos días el BBVA research, que situaba el crecimiento de las Islas en un 9,6 % para este 2022.

Carburantes y turismo

No obstante, como señalaba este martes a Atlántico Hoy Anselmo Chinea, representante de Petroliferas Canarias (Pcan), el precio de la gasolina ha crecido de media el 31,94% con respecto a 2021. Según experiencias previas, a niveles macroeconómicos una subida del precio del carburante del 20% se traduce en uno o dos puntos menos de crecimiento económico.

La dependencia del gas ruso y la imprevisibilidad de los acontecimientos bélicos pueden elevar incluso esa cifra, lo que afecta directamente al transporte. En este punto hay que tener en cuenta que el 20% del precio que paga un turista extranjero por venir a Canarias corresponde al transporte. Esto sumado a una previsible subida de los tipos de interés por parte del Banco Central Europeo afectaría directamente a los precios de los billetes y, por ende, a las previsiones turísticas.

Esto se produce cuando en febrero se registró un importante repunte de pasajeros y operaciones en los principales aeropuertos canarios. Gran Canaria recuperó el 79,1% de su tráfico de pasajeros con respecto al mismo mes de 2019. Con  8.674 vuelos, alcanzó el 83,7% de los niveles de 2019.

Por su parte, a Tenerife Sur llegaron 824.123 pasajeros, el 86,4% de los niveles de 2019. Sus 5.969 vuelos significaron recuperar el 99,9% de sus operaciones en el mismo mes de 2019 y un incremento del 453,7% con respecto a febrero de 2020.

Semana Santa

De cara a la Semana Santa, aerolíneas como Iberia Express y Binter han reforzado sus rutas con nuevos vuelos. Los turoperadores realizaban hasta hace pocos días previsiones alcistas, con ventas superiores al pasado año (según Dingus, el 5,4% más que en el pasado año) y plataformas como Destinia afirman que no se ha resentido el ritmo de reservas, pero todo ello puede cambiar en un escenario tan inestable.

La consejera de Turismo e Industria, Yaiza Castilla, que justo antes del estallido de la invasión había pronosticado la llegada de 15 millones de turistas a Canarias en el mejor de los escenarios, tuvo después que enmendar la plana y reconocer que habría que revisar esas previsiones ante el “varapalo” supuesto por la guerra.

"Alemania ya ha caído un 5,5% cuando la semana pasada solo había caído un 1%", detalló la consejera el pasado 4 de marzo.

Pérdida de competitividad

Por su parte, Jorge Marichal, presidente de Ashotel, reconoció que la subida del precio de la energía aumentará los costes operacionales y restará competitividad al destino, “y seguramente ya se estén viendo los efectos para las reservas de Semana Santa”.

Según datos de primeros de marzo de la empresa RateGain, recogidos por Hosteltur, los pronósticos de demanda aérea desde los principales mercados emisores de Europa con destino a Canarias registran un cambio de tendencia en comparación con los días previos al comienzo del conflicto.

Como ejemplo, el número de pasajeros europeos previstos para los próximos tres meses con destino a Tenerife registra un descenso del 2%. Desde Escandinavia la caída es del 10%.

Sector primario

No sólo el sector turístico se ve apremiado por las dificultadas sobrevenidas por la guerra en Ucrania. Una situación de igual o mayor calado se vive en el sector primario de Canarias, donde los precios del forraje para el ganado o los cereales amenazan los márgenes de beneficio de los empresarios y trabajadores.

La ganadera tinerfeña Alba Pérez asegura a Atlántico Hoy que “si un saco de millo costaba antes tres euros, ahora cuesta siete, y nos han informado de que los costes van a seguir subiendo con motivo de la guerra. Estamos preocupados porque no habíamos vivido nunca una situación así’’.

El mismo día de la invasión de Ucrania por parte de Rusia aumentó en 40 euros el precio de la tonelada de millo, según declaró la presidenta de Asaga Canarias-Asaja, Ángeles Delgado. Asimismo, Europa, y en especial el Archipiélago, depende en gran medida de cultivos forrajeros ucranianos.

Ante la demanda del sector de volver a producir forraje en las Islas, la consejera de Agricultura, Ganadería y Pesca, Alicia Vanoostende, anunció este mismo miércoles que el Ejecutivo concederá subvenciones a los cabildos para que puedan desarrollar planes forrajeros en todas las islas que permitan ofrecer alternativas ante el encarecimiento de las importaciones de piensos y cereales para la alimentación del ganado.