El declive de las salas de cine en Canarias

Entrevista con Francisco Marichal, director de Multicines Tenerife, para comprender los principales problemas con los que lidia el sector de las salas de cine en Canarias

Guardar

Entrada a una multisala de cine en Tenerife. / Imagen de la red
Entrada a una multisala de cine en Tenerife. / Imagen de la red

Con la salida progresiva de la pandemia los canarios han ido regresando a sus vidas habituales que manejaban antes del 2020. Entre ellas, el retorno a una de las actividades de ocio más populares, ir al cine. Un negocio que ha podido sobrevivir estos dos años, pero que sigue luchando en Canarias por mejorar su salud dentro del sector.

“El Archipiélago está estancado en el aumento en el número de pantallas, incluso a la baja”, dice Francisco Marichal, director de Multicines Tenerife, a Atlántico Hoy. “Ha cambiado de propietario alguna pantalla, pero no ha abierto ninguna sala más”, reflexiona antes de recordar la apertura del autocine en el sur de Tenerife. “Es lo único nuevo que ha abierto este tiempo, lo que sí es un mercado un poco diferente al cine más normalizado. Es más un espectáculo que cine”, relaciona, con la cifra en mente de 135 pantallas registradas en el último informe de la Asociación para la Investigación de Medios de Comunicación (AIMC).

Para justificar este complicado estado de salud de las instalaciones de cine en Canarias, Marichal explica que “la inversión en un cine es muy elevada”. El coste para un cine con diez pantallas, por ejemplo, se mueve en unos 150.000 euros por pantalla, a lo que hay que añadirle el hall y el resto de estructura que conlleva este tipo de instalaciones, “por lo que hablamos de una inversión cercana a los dos millones de euros en total”.

En este sentido, argumenta que, para un sector como este, “que está con muchos vaivenes”, es una inversión “muy potente” para que alguien le haga caso. “Encima, estamos en una comunidad autónoma que es de las que menos gente va al cine”, apunta.

La rentabilidad de los multicines

Además, dentro de esa necesaria inversión para una apertura, las salas únicas se enfrentan a grandes problemas que las multisalas no tienen que afrontar a día de hoy. Según señala Marichal, con los gastos fijos que tiene un cine, “mantener una sola pantalla con público habitual, con el que hay ahora mismo, no puedes”.

En este sentido, aclara que “las películas que realmente funcionan, solo lo hacen los fines de semana y poco más”, expone. “Tendrías el resto del tiempo una película que no va a ir a ver la gente. Sin embargo, con un multisalas, generalmente puedes tener película para todos los públicos: infantil, gente joven, blockbuster, mas cinéfila… Al tener más variedad y los costes fijos son caso los mismos, vas cubriendo gastos”, desarrolla el director de Multicines Tenerife.

Grabaciones

Contrasta esta leve actividad en los cines canarios con el valor que dan los propios ciudadanos las grandes –y no tan grandes- producciones que, por las ventajas fiscales para el mundo audiovisual, han encontrado en el Archipiélago un filón para los rodajes.

No obstante, Marichal indica que “cuando ha habido una película blockbuster rodada aquí”, una película con potencial y que la gente “puede identificar los paisajes”, van mas al cine. “Recuerdo casos como el de Fast and Furious, Furia de Titanes, Jason Bourne, Rambo… Que encima esta tuvo mejor taquilla en Tenerife que en ningún otra parte. La gente lo que quería era ver a Stalone por Taco”, comenta.

Prestrenos fuera de Canarias

Una de las acciones que podría impulsar la vuelta a los cines en masa de los canarios podría ser la de hacer los prestrenos de las películas que se ruedan en las Islas. “Deberían hacerse aquí”, analiza Francisco Marichal. “Lo que pasa es que tendrían que traerse a todo el equipo de la película aquí y la mayor sala que tenemos es de 500 butacas, en Yelmo, cuando en Madrid te puedes encontrar una de 1.500 y no cuesta tanto trasladar a ese equipo”, añade aludiendo al porque de esa utopía. “Les sale más barato y encima la cobertura mediática es mucho mayor, porque todos los medios de comunicación están en Madrid. Las distribuidoras no están por la labor”, explica con algo de resignación.

Canarias, líder en porcentajes en 3D

En el informe de la AIMC sobre las pantallas de cine en España, resaltaba el dato de que Canarias es la comunidad con mayor porcentaje del total de pantallas preparadas para las emisiones de películas en 3D, con un 38,5%. Un dato que Marichal no lo ve ni anecdótico, porque tiene una explicación. “En su día, cuando vino el 3D, todos los cines necesitábamos como mínimo dos o tres pantallas 3D para dar cobertura a Avatar, más porque se suponía que iba a ser un boom posterior”, contextualiza señalando la película de James Cameron que revolucionó el cine en 2009. “Era una tecnología cara para los cines que pudimos invertimos en ella, pero había otros cines a nivel nacional que eran mas pequeños que no podían invertir”, continuó.

Así, las pantallas pequeñas decidieron no poner 3D. “Entonces, el porcentual es alto aquí porque somos cuatro que hemos puesto hasta nueve pantallas 3D y en la Península pueden ser 200 y han digitalizado los mismos cuatro. Allí hay mucho más cine independiente y pequeñas salas que no pudo acometer esa inversión.

Cines Vs. Plataformas

El sector de las salas se encuentra en un tiempo de cambios y ajustes con la llegada en los últimos años de multitud de plataformas millonarias con contenido propio para competir con los cines. No obstante, Francisco Marichal no ve en ellas un problema mayor, a diferencia de otras muchas voces que claman contra Netflix y compañía como culpables del descenso de asistencia a las salas.

“Las plataformas vienen, se quedan y, como ocurrió con la piratería que vino y se quedó, se compite con ella. Lo que ocurre es que las plataformas están luchando entre ellas”, destaca Marichal. “Una película de 150 millones de euros para verla en una televisión en casa no tiene sentido. Es un poco el caramelo ahora para atraer público, pero después, ese nivel de producción no lo van a mantener porque es inviable, baja la calidad del cine, expone.

Además, valora que las plataformas se han dado cuenta que “el cine aporta mucho ingreso, aunque es verdad que tienen que repartir con las exhibidoras”. También cree Francisco Marichal que “han visto que si no tiene el impulso del cine y de las campañas el boca a boca, se quedan fuera de mercado”.  

“El cine es algo más que ver la película. Tú, en casa tienes comida, pero sales a comer fuera. Si cuando vas al cine no está tu película, veras otra, pero vas a ir al cine. Están viendo que solo con las plataformas no van a mantenerse, necesitan el apoyo del cine. Seguirán apostando por el cine cada vez más y también por la plataforma. Acabaremos conviviendo, pero no sabemos con qué ventana de imagen. Todo eso se está ajustando”, comparte con seguridad el director de Multicines Tenerife.

Futuro de los cines

Pensando en el futuro, Marichal está seguro de que el cine se va a mantener, ya que la oferta que existe hoy está adecuada a la demanda. “Es verdad que la demanda ha ido disminuyendo, pero también la oferta. Hay un momento de punto de equilibrio que creo que se ha conseguido, por lo menos en Canarias. No creo que una vez terminemos de pasar la pandemia y las crisis esto siga disminuyendo, porque la gente sigue queriendo ir al cine y es el momento para salir adelante”, sentencia.

Archivado en: