La factura de la luz amenaza la estructura de costes de los hoteleros

Los hoteleros denuncian los altos precios de la luz y lamentan que el cliente será quien más se vea afectado

Guardar

Hotel de Canarias. / Pixabay
Hotel de Canarias. / Pixabay

Los altos precios del recibo de la luz que en los últimos meses están afectando a España no solo se ven reflejados en los bolsillos de los ciudadanos, sino también en el recibo de las empresas que demandan gran cantidad de energía.

Es el caso del sector hotelero de Canarias, que tras meses de paralización de la actividad por la pandemia se enfrenta ahora a un incremento de sus costes por el aumento del precio de la luz. 

La Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat) denunció este martes que los costes de la luz que pagaban los hoteleros se han multiplicado de manera insostenible para los hosteleros. Es la misma situación que algunos asociados han comentado a Juan Pablo González, gerente de la Asociación Hotelera y Extrahotelera de Tenerife, La Palma, La Gomera y El Hierro (Ashotel), quien explica que los costes en energía ya suponen para algunos establecimientos su principal gasto. “Hasta hace poco los de personal eran los más importantes en la estructura de costes de un hotel, en torno a un 25-30 %; ahora la energía va camino de superarlo”, analiza.  

Desde la Confederación critican que el sector, además, ha sufrido “la imposición” de normativas medioambientales como la gestión de residuos, agua o luz que “agravan la pérdida de competitividad y ponen en peligro miles de puestos de trabajos y establecimientos hoteleros”. Sin embargo, encontrar una situación sostenible no es tan rápido como desearían. 

Dificultades para renovables

El gerente de Ashotel destaca que para instalar energías renovables en los hoteles han tenido numerosas dificultades a la hora de la gestión, lo que aumenta la demora en las instalaciones, a parte de que el beneficio lo verían a largo plazo. “Hemos hablado con expertos para instalar energías renovables pero nos dicen que a corto plazo poco se puede hacer”, explica González. Además, el espacio también es un problema para los hoteles, que emplean su capacidad máxima para los servicios a los clientes. “No podemos transformar ahora a los hoteles en industria, porque perdería todo el sentido”, explica el gerente de Ashotel.

También denuncian que hay poco interés por parte de las administraciones en que los hoteles generen su propia energía. “Hay cierta resistencia administrativa para que se instalen más parques. Es un mundo muy opaco”, explica. Habla con la experiencia de un proyecto de energía fotovoltaica que explica quiere implantar y por el que lleva esperando desde marzo un papel de planificación urbanística. “La sensación es que no hay transparencia ni formación”, opina. 

El consumidor, perjudicado

Por otra parte, González critica que finalmente a los clientes les saldrá más caro el hospedarse en un hotel y que las empresas serán menos competitivas. “Los hoteles intentarán repercutir el incremento de costes a sus clientes, y eso no es bueno para nadie”. Y aunque desde el sector se buscan soluciones explican que “lo que nos están diciendo los expertos es que mucho margen de maniobra no hay”. 

Ante esta situación, una de las soluciones que demandan desde Ashotel son las bonificaciones especiales en los precios finales de la luz y piden una actuación “inmediata al Gobierno de España por las graves consecuencias de las incontroladas subidas del precio de la luz”.