Ganaderos alertan que la subida de precios hará desaparecer parte de 4.000 explotaciones canarias

El aumento de precios de transporte, electricidad e insumos ha provocado una nueva crisis en el sector de la ganadería

Guardar

Un ganadero realizando su labor. / Europa Press
Un ganadero realizando su labor. / Europa Press

El auge del precio de consumo ha hecho mella en el sector primario de Canarias, de tal forma que parte de las más de 4.000 explotaciones ganaderas que continúan funcionando en las islas actualmente están en riesgo de desaparecer. 

La crisis del 2008 causó una pérdida del 24,6 % de las explotaciones existentes en el Archipiélago. De hecho, hasta el pasado 2020 el sector había presentado una recuperación bastante exitosa. Pero la crisis provocada por la pandemia se une al reciente aumento de los precios, lo que ha provocado que a los ganaderos les resulte difícil mantener a sus animales. 

Atlántico Hoy ha hablado con dos personas conocedoras del sector. Por un lado Theo Hernando, secretario general de la Asociación de Agricultores y Ganaderos de Canarias (Asaga), y por otro Alba Pérez, una joven ganadera que ha denunciado a través de sus redes sociales esta situación. 

Subida de precio semanal 

Alba Pérez comenta que su sector no podrá soportar mucho más tiempo esta subida de precios. De hecho, subraya que el coste de los productos está subiendo prácticamente de forma semanal. ‘’La semana pasada, la paja blanca costaba 20 euros. Esta semana subió casí 6 euros más, y eso que no es un alimento para los animales’’, destaca la joven. 

Por otro lado, señala que las instituciones públicas siguen sin tomar medidas para paliar la subida de estos precios. ''Me pregunto qué pasará con nosotros’’, cuestiona. 

Cierre de explotaciones 

De igual manera, Pérez denuncia que si la situación sigue así llevará a muchos ganaderos a tener que cerrar sus explotaciones. Asimismo, anuncia que como ganadera va a luchar por su explotación y sus animales, pero que muchos de sus compañeros no podrán hacer lo mismo. 

Por su parte, Theo Hernando asegura que el sector de la ganadería ''lo está pasando bastante mal'', y que muchas explotaciones ganaderas se están viendo abocadas al cierre. ‘’Cuando parecía que íbamos a salir de la crisis de la pandemia, vino esta subida de precios en la electricidad, insumos y transporte’’, destaca.

Hay que destacar que las explotaciones ganaderas dependen en gran medida de la electricidad al utilizar máquinas de ordeño, así como de frío para mantener materia como la leche. ‘’El precio del insumo ha subido un 40%, al igual que el de la electricidad, lo que dificulta la tarea de los ganaderos. De 2014 a 2020 no teníamos una crisis como la de ahora. Veníamos arrastrando la del 2008, donde se perdieron al menos el 24,6% de las explotaciones ganaderas. Actualmente quedan poco más de 4.000, y seguramente se van a perder bastantes explotaciones por culpa de esta situación’’, resalta Hernando. 

Ayudas insuficientes 

A pesar de que están en funcionamiento y tramitación varias partidas de ayudas a través de la Consejería de Agricultura, Ganadería y Pesca del Gobierno canario, así como el Cabildo de Tenerife, desde Asaga señalan que debido a la subida de precios la partida se convierte en insuficiente. La ayuda más importante es la del Régimen Específico de Abastecimientos (REA), que se trata de una subvención para la introducción de productos agroalimentarios en las islas. 

‘’Intentar paliar la situación está haciendo que la alimentación del ganado se este viendo muy comprometida. El problema es que dependemos del exterior, y aunque la partida del REA suponga más de 31 millones destinados en exclusiva al forraje y pienso, la subida de precios hace insuficiente esta ayuda. Alimentar a los animales supone el 60% del gasto en las explotaciones ganaderas’’, argumenta Hernando.  

De igual manera, destaca que continúan manteniendo reuniones con la consejería así como con el Cabildo tinerfeño, el cuál articuló unas ayudas hace meses para la alimentación animal, pero aún no existe una resolución. ‘’Nos dijeron que las ayudas iban a llegar en octubre, pero al final se han retrasado. Igualmente, no serán suficientes’’, concluye el secretario general de Asaga.