Los trabajadores de JSP ya tienen la relación provisional de los 317 afectados por el ERE

La propuesta incluye la ampliación de la indemnización por despido, con dos días más por año trabajado y trece mensualidades en vez de las doce correspondientes

Guardar

Foto de archivo de una pasada manifestación de los trabajadores de JSP./ EFE
Foto de archivo de una pasada manifestación de los trabajadores de JSP./ EFE

La primera jornada de la mesa de negociación entre la empresa JSP y los trabajadores se ha saldado con las posturas igual de alejadas que en pasadas reuniones, aunque las propuestas ya están encima de la mesa.

La dirección de la empresa le ha hecho llegar a los empleados la relación provisional de los afectados por el Expediente de Regulación de Empleo (ERE), que afecta a 317 trabajadores de los centros que la compañía tiene repartidos entre Tenerife, Gran Canaria y Madrid. Entre ellos se encuentran más de 150 personas mayores de 50 años y miembros del comité de empresa.

También les han ampliado la indemnización en caso de despido, con dos días más por año trabajado, pasando de 20 a 22, y trece mensualidades en vez de las doce correspondientes.

Propuesta inaceptable

El presidente del comité de empresa, Ángel Yanes, ha considerado en Atlántico Hoy que esa propuesta es inaceptable. "Lo que te ofrecen son minucias, con más de 150 trabajadores mayores 50 años. ¿A dónde van a ir esas personas cuando llevan trabajando más de 30, e incluso 35 años en algunos casos, en la empresa? Una empresa de la que además son acreedores porque han puesto dinero para salvarla”.

Cree el representante sindical que si fuera cuestión de dinero “siempre será más barato quitar a las últimas incorporaciones que a lo que llevan trabajando aquí toda la vida, no tiene sentido”. Denuncia por ello una “escabechina a la carta”, afectando incluso a los representantes del comité de empresa. Por ello anuncia que llevarán la propuesta para debatirla en asamblea "pero no tiene pinta de que vaya a aceptarse”.

Entiende Yanes que no hay criterio más allá de “quitarse lo que a ellos les interesa para la llegada del inversor, y nos quieren hacer creer que la viabilidad de la empresa pasa por un gesto de generosidad por nuestra parte para salvar 140 puestos de trabajo y que la empresa siga adelante”.

Contraoferta

Por su parte, los representantes de los trabajadores les hicieron llegar sus propuestas a la dirección de la empresa “con el fin de salvar el máximo posible de puestos de trabajo”.

Partiendo de la base de que el problema es económico, los empleados proponen realizar un descuelgue salarial, “como ya hicimos en 2008”, recuerda Yanes, reduciendo de manera puntual su salario, o llegar a un acuerdo con las pagas “pactado y firmado” para salvar hasta 150 trabajadores más, según sus estimaciones.

“Estamos dispuestos a eso. Para que luego cuando llegue el inversor ya negocie con nosotros, pero en otras circunstancias, porque ahora lo que están haciendo es aprovecharse de nosotros”, afirma.

Administrador, al frente

Según el representante de los trabajadores, en la reunión se les trasladó que habían aparecido tres posibles inversores más, aunque no ha habido nada firme. “Los inversores no han conseguido nada porque la familia ya tiene su acuerdo con Hiperion y no quiere hablar con nadie más”, asegura.

Por ello entiende que “lo mejor que nos podría pasar es que el administrador concursal le quite el control de la empresa a la familia y lleve él las riendas. Eso sí podría hacer que se acercaran los inversores y que hubiera otras posibilidades. Mientras esté la familia y la actual dirección, que es la que nos ha llevado a esta situación, no se van a acercar”.

Lo cierto es que el próximo día 20 se celebrará el segundo de los tres encuentros programados para llegar a un acuerdo y las posiciones siguen sin moverse.

Archivado en: