La retirada de las terrazas amenaza la economía de los bares de Santa Cruz

Esta medida ha provocado la preocupación entre los hosteleros y temen que su economía se vea resentida

Guardar

Las terrazas de Santa Cruz han supuesto para la hostelería un alivio ante las restricciones de la pandemia. / Europa Press
Las terrazas de Santa Cruz han supuesto para la hostelería un alivio ante las restricciones de la pandemia. / Europa Press

El pasado mes de diciembre, y debido a las medidas implantadas por la Covid-19 que prohibieron el consumo en el interior de los locales, el Ayuntamiento de Santa Cruz permitió a los bares y restaurantes tener un servicio de terraza hasta una fecha límite, el pasado 18 de octubre. Esta medida ha provocado la preocupación entre los hosteleros y temen que su economía se vea resentida. 

Desde el Consistorio se señaló en su momento, como publicó El Día, que de las 217 terrazas exprés instaladas habían solicitado la licencia definitiva, por lo que 114 locales deberán desinstalar las instalaciones el próximo mes. Esta licencia provisional ayudó a paliar los efectos negativos que causó la pandemia a los locales, además de provocar un aumento en su aforo que llevó a la mejora económica de la restauración.  

Problemas para los negocios 

El servicio en terraza causó que muchos locales de restauración notasen un auge en sus ventas. Por ejemplo, un empleado del Bar Chihuahua, ubicado en pleno centro de la capital tinerfeña, comenta a Atlántico Hoy que tener terraza provocó una mejora económica para el negocio. Ahora, al tener que prescindir de ella, temen que se produzcan pérdidas económicas. Además, argumenta que la terraza es un lugar acogedor para los clientes y que en interior solo pueden consumir en barra, con lo cual no sería únicamente un problema de dinero, sino de aforo. 

Desde Volante, un local ubicado en otra calle aledaña, señalan que aunque por ahora no han recibido noticias de que deben quitar su terraza, se mantienen atentos a la nueva normativa interpuesta por el Ayuntamiento, ya que en su local interior tampoco disponen un espacio amplio para un alto aforo y afluencia de clientes. A su vez, señalan que para muchos negocios de la zona tener que quitar la terraza supondría una pérdida de dinero bastante importante. 

Fin de la normativa 

Hasta ahora se han retirado más de 200 terrazas que se habían puesto en zonas como aceras o aparcamientos de manera provisional a través de una licencia temporal. De hecho, más de 40 locales han solicitado dicha licencia para ocupar estas zonas de forma definitiva. Uno de esos locales es el Bar Chihuahua, cuyos propietarios se han planteado pedir la licencia debido al buen funcionamiento que tuvo la terraza durante la época de restricciones.