Agoney Melián, presidente de la Asociación de Jóvenes Empresarios de Tenerife

Opinión

Un plan para África

Presidente de la Asociación de Jóvenes Empresarios de Canarias

Guardar

La semana pasada, tuve la enorme suerte de poder desayunar con uno de los empresarios más prestigiosos que conozco. Fue solo un rato, pero sin duda la experiencia es un grado, y la posibilidad de escuchar a alguien que sabe lo que se dice, que ha vivido crisis tras crisis y que, a sus años, aún sigue emprendiendo, me parece que es una suerte que agradezco enormemente.

De este desayuno coloquio, saco muchas conclusiones. Algunas personales, como que quizás a veces nos volcamos tanto en el proyecto común, que nos olvidamos de nuestras propias empresas. Otras más genéricas, como la inestabilidad e inoperancia global para adaptarnos a estas crisis, cada vez más imprevisibles. Y por supuesto, una que me toca de primera mano, tanto en lo profesional, ya que me dedico al sector de la formación, como en las organizaciones empresariales, ya que no estamos trabajando en un proyecto empresarial global para Canarias. De esto les quiero hablar en las posteriores líneas.

¿Cómo te encuentras? No lo sé

Déjenme que les destaque una respuesta que me pareció acertada, divertida, pero con un gran significado que fui entendiendo a medida que se desarrollaba la charla. En el saludo, casi que, de manera involuntaria, suelo preguntar a la gente que como está, que cómo se encuentra. Las respuestas suelen ser también resortes: bien, ahí vamos e incluso algún “escapando” me han dicho alguna vez. Obviamente respuestas hechas a preguntas hechas; no me imagino a nadie que literalmente esté escapando. Sin embargo, en esta ocasión y producto de su bagaje profesional, la respuesta me dejó pensando. Me dijo: no lo sé.

No había caído en la cuenta del gran significado de este comentario, pero a medida que vas hablando lo entiendes. Nos dicen, cuando somos empresarios, que hagamos planificaciones, que llevemos bien nuestras empresas, e incluso que paguemos más, lo cual estoy de acuerdo. Pero un día te levantas y el dinero que tenías para hacer tus previsiones a dos años, contratar a alguien más o subir los sueldos, se lo ha llevado la factura de la electricidad que se ha cuadruplicado o el coste de la materia prima que se ha disparado. Si ahora sumamos los tipos de interés que empiezan a subir, pedir dinero, o pagar tus préstamos, es más caro.

La economía mundial y “todo ese rollo de Putin” que el chaval que tiene una cafetería pensó que no le afectaría, les está destrozando las previsiones y sin duda el negocio sin que haya nadie que esté haciendo nada. La inflación, las materias primas, los tipos de interés, la electricidad. Creo que es entendible que desde AJE Canarias, sigamos pidiendo un plan de competitividad para las empresas ya que no hacen otra cosa que “crujirnos” sin ni siquiera orientarnos de cómo debemos capear el temporal.

Si mañana me preguntas que cómo me va, te responderé lo mismo que este empresario al que admiro mucho: no lo sé.

El FEDA. Foro Económico del Atlántico

Hace unos años, en mis inicios en organizaciones empresariales jóvenes, organizamos un foro económico donde tuvimos la suerte de contar con el mismísimo Antonio Garrigues Walker.

Recuerdo, en esos tiempos mozos, que a mí todo lo que dijeron en el foro… ni me iba ni me venía, o eso pensé en aquel momento. Tienen que saber de política internacional, nos increpaba Garrigues, si no saben qué pasa en el mundo, dejarán de ser competitivos. Claro, mi mente incrédula pensaba, ¿qué me afecta a mí lo que está pasando en China?

Pues sí que nos afecta y no veas de qué manera. El año pasado, en unas cajas que presupuesté en junio para Navidad, el costo por la escasez de materias primas se incrementó en un 53%, lo que hizo que perdiese dinero en esta operación. Yo, una empresa canaria, pequeña y que no trabaja el comercio internacional.

Otro de los aspectos que tendremos que trabajar a futuro es saber hablar de economía, porque sí que importa y en aquel momento, la ingenuidad de la época, más dos o tres palos que aún no me había llevado, me hizo tomarme a risa aquel foro que tan importante era y que, sin duda, en breve, volveremos a desarrollar.

Hay que ser mucho más ambiciosos

Durante el desayuno muchas fueron las cuestiones que se sucedieron. La dificultad para poner en marcha iniciativas debido a la burocracia, la escasez de profesionalización en la mayor parte de los sectores y lo difícil que lo tendremos en Canarias si no iniciamos un plan bien direccionado de cómo queremos enfocar el futuro empresarial. Me parecía, cuanto menos, intrigante todo lo que hablamos, aunque quiero destacar una cuestión que me hizo explotar la cabeza y que creo que tiene mucho sentido ¿Por qué si tenemos África tan cerca, no estamos pensando en relacionarnos comercialmente?

Si buscas en Google mientras lees este artículo, verás el número de habitantes que tiene, nada más y nada menos que 1.216 millones de los cuales el 10% aproximadamente, es rico y el resto de la población tiene infinitas oportunidades de desarrollo.

Sin líneas que nos conecten, sin ninguna estrategia común para generar economía, me lleva a reflexionar que tendremos que ponernos en marcha para no dejar escapar el tren del Continente vecino.

Canarias necesita repensarse, necesitamos cambiar nuestra mentalidad conformista por una mentalidad de abundancia para empezar a generar cultura de emprendimiento eficiente y ambicioso. Necesitamos juventud empresaria que quiera transgredir y cambiar las reglas del juego.

No hablamos inglés, pero tampoco francés, que es el idioma de nuestros vecinos más próximos.

Recientemente se ha creado el Consejo Africano Empresarial, liderado por CEOE nacional pero afincado en Canarias; y esto, junto a esta mentalidad que propongo, podría ser una oportunidad fantástica para la juventud de Canarias, porque más allá de reconciliarnos con nuestros vecinos y sanar las heridas que el drama migratorio nos ha generado, podría suponer una oportunidad bidireccional para generar sinergias, y para convertirnos en un espacio de riqueza mutua.

Este desayuno no va a pasar desapercibido para mí ya que, sin ningún tipo de duda, creo que AJE Canarias, y todas las organizaciones, deberíamos de trabajar de manera realista, pero ambiciosa en un modelo de Canarias que aprovecha su entorno y las posibilidades que este nos ofrece.

Que no les quepa duda de que este que les habla va a promover que creemos, un plan para África.