Canarias presenta su estrategia para cumplir los compromisos climáticos en 2040

Guardar

Consejero Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial del Gobierno del Gobierno de Canarias, José Antonio Valbuena./
Consejero Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial del Gobierno del Gobierno de Canarias, José Antonio Valbuena./

La Consejería de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial del Gobierno del Gobierno de Canarias ha presentado este lunes la Estrategia de Acción Climática, que tiene por objeto establecer, a largo plazo, el conjunto de medidas en que se concreta la contribución del Archipiélago al cumplimiento de los compromisos en materia de acción climática.

El consejero regional del Área, José Antonio Valbuena, explicó en rueda de prensa que “esta Estrategia se marca como principal objetivo convertir a Canarias en una sociedad climáticamente neutra y resiliente al clima en 2040 y, para conseguirlo, muestra el camino a seguir a través de la aceleración de la descarbonización en todos los sectores económicos; el refuerzo de la capacidad de adaptación y la reducción de la vulnerabilidad a los impactos climáticos; intensificando la acción en toda la sociedad y la economía canaria; atendiendo en todo momento a los principios orientadores de gobernanza climática, transición socialmente justa, cultura de cero emisiones, conocimiento del cambio climático e innovación y oportunidades”.   

El Proyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética de Canarias define el marco de planificación en acción climática de Canarias, que se llevará a cabo a través de dos estrategias: la Estrategia Canaria de Acción Climática y la Estrategia Canaria de Transición Justa y Justicia Climática.

La Estrategia Canaria de Acción Climática es el instrumento marco de planificación regional en materia de acción climática de la Comunidad Autónoma de Canarias, que a su vez será desarrollada a través del Plan Canario de Acción Climática, los planes de acción insulares y municipales para el clima y la energía y el Plan de Transición Energética de Canarias.

Este modelo establece cinco Objetivos Estratégicos: la reducción de emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) y fomento de la absorción de carbono; la mejora de la eficiencia energética; la implantación de energías renovables; la movilidad sostenible y el transporte de emisiones contaminantes directas nulas y la adaptación y resiliencia.

Estos objetivos, que se dividen en Líneas Estratégicas, constituyen el marco en el que se ubicarán las medidas y actuaciones que se concretarán a través del Plan Canario de Acción Climática y el Plan de Transición Energética de Canarias.

Objetivos para 2040

En materia de reducción de emisiones GEI, el objetivo regional para 2040 es reducirlas en un 90% con respecto al dato de 1990.

Valbuena apuntó que el objetivo marcado de implantación de energías renovables para 2040 debe cubrir el 92% del consumo de energía final. “La neutralidad climática en Canarias pasa por la disminución de las energías no renovables, que serán reemplazadas paulatinamente por la eficiencia energética y las fuentes de energía no contaminantes”, señaló.

Sobre la movilidad y el transporte, la Estrategia plantea un cambio del modelo actual de Canarias a partir de la gestión y logística de los sistemas de transporte y movilidad, basados en criterios de eficiencia energética, reducción de emisiones y racionalización del uso. Se apuesta por la electrificación del parque de vehículos derivado de fuentes de energías renovables, la potenciación del transporte público y colectivo sostenible y eficaz, la movilidad de proximidad a partir de modelos de movilidad no motorizados o de contaminación directamente nula en detrimento del vehículo de combustión interna.

Otro de sus objetivos es la mejora de la eficiencia energética del transporte aéreo y marítimo, así como la reducción paulatina de las emisiones GEI generadas por el consumo de combustibles fósiles a través de la introducción progresiva de las soluciones que se vayan desarrollando por el avance tecnológico.