Conflicto entre CCOO y UGT por la equiparación salarial en cuatro hoteles de Tenerife

El pacto original entre UGT y la empresa obligaba a mejores condiciones, pero el grupo hotelero anunció que no lo podría cumplir

Guardar

Hotel Selection Anthelia, uno de los hoteles donde se votará el nuevo pacto salarial
Hotel Selection Anthelia, uno de los hoteles donde se votará el nuevo pacto salarial

Comisiones Obreras no acepta el nuevo pacto salarial ofrecido por cuatro hoteles de Tenerife que UGT quiere pasar por referéndum. Los empleados de los hoteles Bouganville Playa, Selection Anthelia, Selection Sábila y Las Dalias, del Grupo Iberostar, llevan desde 2012 a la espera de que la empresa firme un pacto con el que se comprometió para equiparar los salarios de los contratados antes y después de ese año.

Según informó la UGT en una circular remitida a los trabajadores, el sindicato lleva meses reunido con las empresas Hotadeje S.L. y Gestores Activos Leasing, propietarias intermedios de los hoteles, para negociar un nuevo pacto salarial. El anterior, con el que el grupo hotelero se comprometió en 2012, prometía equiparar los salarios de los trabajadores contratados antes del 1 de enero de aquel año y los contratados después. Según informa la circular, esa fecha marcó una reducción de salarios para los nuevos contratos a pesar de ocupar mismos puestos de trabajo.

Este mismo viernes tendrá lugar la votación en la que se dirimirá si los trabajadores aceptan las condiciones ofrecidas, con un retraso de una semana debido a la incidencia de la variante Ómicron en la Isla.

Nuevo incremento en tres años

La empresa, después de anunciar que no podría cumplir dicho pacto, ofrece ahora uno nuevo a UGT. La nueva propuesta consistiría en un pacto a tres años para un incremento diferente al anterior de los salarios del personal contratado con posterioridad al 1 de enero de 2012, según el cual en 2022 se subirían las nóminas en un 60%, en 2023 se alcanzaría un 90% y, en 2024, el 100% de este. 

No obstante, estos porcentajes no se calculan en base a la media de diferencia de los conceptos fijos de los salarios entre nuevos y antiguos empleados, sino en base a la media de 13 pactos de otras empresas del Sector Hotelero en Tenerife. 

Garantía ad personam congelada

Otra de las condiciones que detallaba la nota era que, en caso de pactar nuevas subidas salariales, los complementos de garantía ad personam de los trabajadores antiguos quedarían congelados. Este complemento es un concepto por el cual a los trabajadores de una empresa se les respeta siempre la condición más beneficiosa en caso de renegociación del salario en el convenio colectivo. Así, en caso de resultar en una bajada del salario, los trabajadores que estuviesen empleados antes de la renegociación obtienen en su nómina un complemento llamado garantía ad personam, equivalente a la diferencia entre su salario antiguo (más alto) y el nuevo pactado (más bajo) para que no pierdan esa cantidad.

Así pues, lo que esta congelación implica, según UGT, es que el complemento no se incrementaría proporcionalmente si hubiese una subida de la base salarial. No obstante, esto es algo que ya se viene aplicando. En 2018, a tenor de una demanda presentada por UGT y CCOO sobre un conflicto colectivo en torno al Convenio Marco Estatal de Servicios de Atención a las Personas Dependientes y Desarrollo de la Promoción de la Autonomía Personal, la Audiencia Nacional aclaró que "la diferencia de retribuciones se reflejará en nómina como complemento personal de garantía no absorbible, ni compensable, ni revalorizable".

Se pasa por referéndum

Ante esta propuesta del grupo hotelero, la UGT, que tiene mayoría sindical en estos centros de trabajo, eligió pasar la decisión por referéndum para que "cada persona que tenga contrato temporal, fijo, fijo discontinuo" en los hoteles votase a favor o en contra de aceptar la oferta de la empresa. El sindicato explicó también que, de rechazarse la propuesta, se seguiría cobrando como hasta ahora -salvo los nuevos contratos, que pasarían a hacerse siguiendo el Convenio Colectivo Provincial de Hostelería de Santa Cruz de Tenerife, por debajo de lo que ofrecía el pacto- y se llevaría a la empresa a los tribunales. Algo que, según UGT, avocaría a años de litigios.

En un primer momento, el referéndum estaba fechado para el 21 de enero. No obstante, según indicó en un mensaje de audio que Tomás Ramos García, persona al frente de la mayoría sindical de UGT, dirigió a los trabajadores de los cuatro hoteles, tanto las asambleas previas como la votación se suspendieron. De este modo, el referéndum quedó automáticamente emplazado para una semana después, siendo la nueva fecha este viernes 28 de enero. Sin embargo, fuentes consultadas en el Hotel Selection Anthelia han indicado a Atlántico Hoy que la cuestión "está parada" y que no saben cuándo se realizará finalmente la votación.

Comisiones Obreras y otros grupos, disconformes

Independientemente de la fecha de esta, la convocatoria del referéndum no ha sentado nada bien a Comisiones Obreras, sindicato que público una circular llamando a votar en contra del nuevo pacto y asegurando no comprender cómo UGT había "entrado en el juego" de la empresa al pasar por referéndum un pacto al que, a su juicio, debería negarse de entrada al tener uno previo que el grupo hotelero debía cumplir. Comisiones Obreras denuncia en este comunicado que el nuevo pacto es "lesivo para los intereses de la mayoría de la plantilla", ya que la mayoría de los puestos no alcanzarían con el incremento propuesto el nivel salarial de los trabajadores contratados antes de 2012.

Tampoco aceptan la propuesta otros grupos de trabajadores de los hoteles que, "escondiéndose" tras una dirección de correo con el nombre "No al pacto salarial Iberostar", han difundido un mensaje en el que denuncian que UGT se pliegue al nuevo pacto. Esta plataforma pide explicaciones sobre por qué no se ha denunciado ya a la empresa si ha manifestado claramente no tener intención de cumplir el acuerdo anterior. El remitente también invita a los trabajadores a plantearse la revocación de Tomás Ramos García, delegado sindical, del que cuestiona haber hecho todo lo posible para hacer que se cumpliese la equiparación acordada y no haber ejercido suficiente presión, con su mayoría sindical, a la empresa. 

UGT prefiere aceptar el pacto

Respecto a este cuestionamiento, desde UGT se difundió un mensaje reafirmándose en que llevar a los tribunales a la empresa supondría años de retraso en la consecución de un aumento salarial y aludiendo a que la situación pandémica y su efecto en el turismo ha dejado el sector en tal estado que imposibilita que la empresa cumpla el pacto anterior. En este sentido, el sindicato emplaza a los trabajadores a aceptar este pacto y "apretar a la empresa" en unos años, cuando se renegocie uno nuevo y haya acabado la pandemia.

Fuentes de Comisiones Obreras consultadas aclaran a Atlántico Hoy que, desde la última reforma labora, las empresas no pueden "descolgarse" de los pactos si no aluden a una causa económica comunicada el año anterior. Sobre por qué UGT pasa por referéndum la decisión si tiene mayoría sindical, las mismas fuentes afirman: "Querrán poner contra las cuerdas al resto de sindicatos. Sobre todo si hay elecciones sindicales próximamente. Si no pasasen esto por referéndum, se les echarían al cuello".