Los celíacos hacen frente a los altos precios de la compra sin respaldo de las instituciones

La cesta de la compra de una persona celiaca ha aumentado en 935 euros durante 2021

Guardar

Una persona celiaca haciendo su compra habitual. / Infocelíacos.com
Una persona celiaca haciendo su compra habitual. / Infocelíacos.com

Las personas intolerantes al gluten se enfrentan diariamente a los altos precios marcados en los alimentos especiales para su condición, y más en la actualidad con el aumento del coste en la cesta de la compra debido al disparo del Índice de Precios de Consumo (IPC), que ha subido su tasa interanual hasta el 5,5% 

Este hecho ha afectado a muchas familias con uno o varios miembros celiacos, por lo que se ven obligados a gastar gran cantidad de dinero en un bien de primera necesidad como es la comida sin gluten. Según el portal web Infosalus, se ha estimado que solo entre el 20 y el 25 por ciento de las personas con celiaquía están diagnosticadas en España. 

Atlántico Hoy ha hablado con la Asociación de Celíacos y Sensibles al Gluten de Santa Cruz de Tenerife (ACET), y comentan que actualmente en Canarias hay más de 22.000 celíacos, lo que equivale al 1 o 2 por ciento de la población. A pesar de ello, señalan que el 75% de los celíacos canarios estarían sin diagnosticar. 

Aumento de los precios 

Normalmente, el coste de este tipo de alimentos está por encima del precio de los productos normales. Desde la FACE, Federación de Asociaciones de Celíacos de España, estiman que durante este año el coste añadido a la cesta de la compra básica de una persona intolerante al gluten es de 935 euros.

Los productos en los que más se ha notado esta subida de costes son el pan rallado, las galletas de chocolate y las magdalenas. A estos les sigue la harina, el pan o las tartas. ''Esto pasa cuando hay un celiaco en la familia, pero lo habitual es que sean varios miembros los que padezcan este trastorno, lo que representa un gasto aún mayor'', comentan desde ACET.

Sin respaldo económico de las instituciones 

Desde la ACET señalan que la celiaquia es una enfermedad crónica, y. que la única medicina de la que pueden disponer estas personas es de los alimentos sin gluten. De igual manera, subrayan que los afectados no cuentan con ningún tipo de ayuda o subvención estatal a diferencia de otros países donde se han establecido medidas para ayudar económicamente el coletivo celíaco. 

''Quiénes padecemos intolerancia tenemos que seguir costeando la comida, nuestro único tratamiento. No contamos con ayuda a pesar de los altos costes que suponen los productos sin gluten'', argumentan desde ACET. Asimismo, aseveran que reciben bastantes llamadas de afectados solicitando algún tipo de ayuda. ''Tenemos un proyecto de acción social en el que ofrecemos a estas personas ayudas con compras realizadas por nosotros mismos cuando podemos'', concluyen.

Archivado en: