Así es la cueva abandonada a 240 metros de altura que puedes visitar gratis en Santa Cruz

Pese a tratarse de un excepcional enclave histórico, su deterioro va en aumento por comportamientos incívicos como acumulación de residuos o pintadas

Guardar

Cueva Roja es una cavidad abandonada que durante siglos sirvió como refugio para quienes transitaban el Camino de Las Lecheras./ AH.
Cueva Roja es una cavidad abandonada que durante siglos sirvió como refugio para quienes transitaban el Camino de Las Lecheras./ AH.

Si ascendemos a la zona alta de Santa Cruz por la carretera de Los Campitos y tomamos el desvío hacia Cueva Roja descubriremos una de las panorámicas más completas de la ciudad, tanto hacia el litoral como en dirección hacia La Laguna. Pero además, en el punto de partida del histórico Camino de Las Lecheras, ubicaremos la cavidad en la roca que da nombre a este sector de Barrio Nuevo.

Se trata de la Cueva Roja, un enclave tan desconocido hasta hace poco como popularizado en los últimos años. Los primeros usos de esta cueva se asocian al paso de las portadoras de leche, campesinos y ganaderos cuando paraban a descansar o guarecerse en su interior.

Ya en tiempos más recientes, desde los años 30 hasta los 70 del siglo XX, la cueva sirvió como cantera de extracción de bloques de piedra para levantar las viviendas aledañas. Del mismo modo algunos veinos indican que los áridos sobrantes en el momento de levantar las casas se depositaron, lo que derivó en que la cueva perdiera profundidad e incluso conexión con otras cavidades. 

WhatsApp Image 2024 06 27 at 12.02.41
Desde el exterior Cueva Roja impresiona pero su interior ha sufrido actos vandálicos y acumulación de basura./

Deterioro por uso indebido

Durante algún tiempo la Cueva Roja fue utilizada incluso como aparcamiento por su amplitud y para mantener los vehículos a resguardo de sol y lluvia. Para evitar estos comportamientos se colocaron rocas de gran tamaño en la entrada, así como una barrera tipo quitamiedos en el punto de acceso. 

Solucionado este problema, Cueva Roja lidia actualmente y desde hace años con otros usos indebidos y constatables con solo darse un paseo por el lugar. Botellas, cigarros y otros residuos ensucian el suelo de la cueva, que en ocasiones se utiliza como zona de botellón. Asimismo han aparecido pintadas en las escaleras de cemento de uno de los accesos, así como sobre algunos muros rojizos que evidencian su estado de abandono de este singular enclave histórico.