Más de 90 días esperando por una vivienda social

El miércoles se cumplirán 100 días de lucha de la plataforma antidesahucios

Guardar

La plataforma antidesahucios lleva más de tres meses esperando respuesta. / Atlántico Hoy
La plataforma antidesahucios lleva más de tres meses esperando respuesta. / Atlántico Hoy

Falta menos de una semana para que se cumplan 100 días desde que la plataforma antidesahucios decidiera acampar en la calle para luchar por una vivienda social. Durante el inicio de esta protesta estuvieron ubicados frente a la presidencia del Gobierno de Canarias, mudándose posteriormente a la céntrica Plaza de La Candelaria de Santa Cruz de Tenerife, su ubicación actual.

Atlántico Hoy ha acudido a la zona de acampada para conocer de primera mano cuál es la situación actual y escuchar los testimonios de las personas afectadas que llevan más de tres meses instaladas en casetas de campaña en esta ubicación. Lolo Dorta, uno de los portavoces de esta plataforma, señala que ‘’por ahora lo único que se ha solucionado es la compra de 20 viviendas sociales por parte de Visocan, que beneficiarán a familias afectadas por el desahucio de El Tablero’’.

 El objetivo del colectivo es pedir la compra de viviendas para que se pongan a disposición de los afectados por los desahucios en el Archipiélago.

Problemas con las administraciones

Desde la plataforma señalan que actualmente están recibiendo presión por parte de algunas administraciones públicas para que se vayan de la zona. Además, comentan que les han cambiado la ubicación de una manifestación que van a celebrar el próximo 14 de octubre. ‘’Pedimos permiso para hacer una manifestación y nos dijeron que teníamos que ponernos en otro sitio, porque hay pleno’’, señalan.

Reuniones con la política

El portavoz de los acampados nos comenta que llevan desde el 16 de julio pidiendo una reunión con Ángel Víctor Torres, del PSOE; Román Rodríguez, de Nueva Canarias; Noemí Santana, de Podemos Canarias, y Casimiro Curbelo, de Agrupación Socialista Gomera. El objetivo es solicitarles que promuevan una mayor dotación económica en los presupuestos de Visocan que permita la adquisición de viviendas para ponerlas a disposición de las familias afectadas por los desahucios en el Archipiélago.

‘’No hemos tenido respuesta a la petición de concertar una cita. Nos dijeron en un primer momento que podía tardar por el tema de la vuelta de vacaciones, y ahora nos comentan que no se puede por la erupción de La Palma. Se les llamó a principios de septiembre y nos dijeron que había que esperar, que no era prioritario’’, comentan desde la plataforma.

La última reunión que han tenido ha sido con Coalición Canaria a través de Carmen Delia Alberto y Carlos Alonso. ‘’Ellos quedaron en llevar a pleno nuestra propuesta, e incluso quieren proponer a finales de este mes que la próxima partida presupuestaria del año 2022 se dedique, en una parte, a la compra de vivienda por parte de Visocan’’, apuntan.

A su vez, comentan que el objetivo es presentar una moción en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife para que también inviertan dinero en la compra de viviendas. Para ese día de pleno, que es sobre finales de mes, también tienen prevista una concentración.

La lucha continúa 

Desde la plataforma señalan que hay muchas familias en esa situación que ya se han puesto en contacto con ellos para pedir asesoramiento y ayuda. Incluso reciben llamadas desde Las Palmas de Gran Canaria. A su vez, señalan que seguirán ‘’dando guerra’’ y luchando por sus derechos. ‘’Tenemos el permiso para estar aquí hasta octubre y nuestra idea es pedir el de noviembre. Nos vamos a quedar hasta que nos den una solución’’, subrayan.

Desde la plataforma aseveran que continuarán luchando por un problema que abarca a varios municipios de la isla. ‘’Por ahora, no hay ninguna solución clara. El próximo miércoles cumplimos 100 días de acampada pidiendo nuestros derechos. No queremos nada regalado, solo acceso a una vivienda social. Seguiremos haciendo presión para conseguir las reuniones pendientes. Aún queda mucha guerra.’’, concluyen.