Pillan 'in fraganti' en Tenerife a un pescador que triplicaba las capturas permitidas

Los agentes identificaron al pescador recreativo tras su salida del agua justo cuando llegaba al coche, donde varias personas lo esperaban para comprarle 'in situ' parte de lo capturado

Guardar

tacoronte costa PLAYAS DE TENERIFE
tacoronte costa PLAYAS DE TENERIFE

Miembros del Seprona de la Guardia Civil de la Comandancia de Tenerife destinados al control de la pesca furtiva han identificado a un pescador de pesca submarina que triplicaba las capturas permitidas.Tras tener conocimiento del aumento de pesca incontrolada de pulpo por parte de pescadores recreativos, los miembros del Seprona consiguieron detectar e identificar, de forma sorpresiva, a un posible pescador ilegal. Los hechos sucedieron en Tacoronte, en un enclave costero en el que acababa de realizar pesca submarina y donde le esperaban tres señoras para comprarle sus capturas.

Venta no permitida

Los agentes identificaron al pescador recreativo tras su salida del agua, justo cuando llegaba al coche, abortando así una venta que no está permitida. Comprobaron las capturas y detectaron dos sargos de talla permitida (22 cm) y el resto pulpos cuyo peso triplicaba el máximo permitido por persona y día. Asimismo, se había incautado de numerosos ejemplares inmaduros, de unos 500 gramos de peso aproximado cada uno.Para la pesca había empleado un fusil de pesca submarina que portaba y que fue intervenido y depositado a disposición de las Autoridades en materia de pesca. Por este motivo, se formularon cinco denuncias por contravenir varios aspectos de lo establecido en la vigente Ley 17/2003, de 10 de abril, de Pesca de Canarias.

Daño medioambiental

La pesca fue entregada a un centro benéfico y las denuncias formuladas han sido remitidas a la Autoridad Administrativa con competencia sancionadora, las cuales al ser algunas infracciones graves llevan aparejadas sanciones que pueden llegar hasta los 60.000 euros.Se recuerda a los ciudadanos el grave peligro para su salud que supone la compra e ingesta de estos productos sin los correspondientes controles sanitarios, además de favorecer la pesca de ejemplares inmaduros afectando, gravemente a la biodiversidad marina.