Fran Belín

Opinión

Artenyesque (Lanzarote), invitación a “otros” enfoques gastronómicos

Periodista

Guardar

Si la Cinematografía ocupa el séptimo peldaño y la fotografía el octavo nivel de las Artes puras, ¿la Gastronomía se postularía como Noveno Arte? Por de pronto, vamos a incluir esta propuesta en el arcón de las conjeturas aunque el “fenómeno gastronómico”, en su máxima ebullición contemporánea, invita a reflexionar y replantear algunos enfoques acerca de si la gastronomía es arte o no lo es.

He de confesar que es una temática en la que he procurado indagar, quizá no con el rigor que merece, y fueron los colegas Jaime Puig y Fernando Núñez los que abrieron el tarro de las esencias en 2022 con la organización de un afortunado Artenyesque, en Lanzarote, para poner en contraste opiniones y convicciones de profesionales de los diferentes ámbitos y procurar avances a la hora de situar la cuestión. Insisto: ¿la gastronomía es arte?

En la mesa redonda moderada por Núñez y en la que intervine junto al colega Carlos Maribona, entre otros invitados-as, una de las conclusiones del debate se inclinó al lado de “no es arte”, en opinión del crítico nacional. Partía yo de una idea antagónica pero para eso está la riqueza de exponer puntos de vista y argumentos –y escuchar-, cada cual desde la disciplina profesional que desarrolla.

En aquella primera edición no fueron suficientes las consignas esgrimidas para concluir si, más pronto que tarde, la gastronomía podrá ser considerada un arte en toda regla. Lo que sí quedó claro es que interactúa a las mil maravillas con diversas manifestaciones artísticas.

Artenyesque 2023

Digamos que el cerco se cerrará un poco más con una nueva puesta en escena que se desarrollará del 24 al 26 de marzo en el Museo Internacional de Arte Contemporáneo del Castillo de San José, CIC El Almacén y el Islote de Fermina, en Arrecife. Reflexiones, en forma de ponencias y mesas redondas, que no van a ser baladí  por cuanto la filosofía, conceptos y escenificación de los contenidos culinarios y vitícolas están "esculpiendo" desde hace años intérpretes que pueden ser comparables a pintores, literatos o actrices.

Es que al margen del plano gustativo de cada creación, el conjunto de emplatados de muchos jefes de cocina parece expresar la plasticidad de una atrayente composición artística. Joan Roca afirmó en su momento que "más que artesanos, los cocineros somos orfebres".

Es por eso que esta segunda entrega del Encuentro de Arte y Gastronomía se antoja muy apetecible para refrescar las líneas maestras de lo que puede ser un arte en sí mismo, la gastronomía, o si sencillamente existen meras conexiones y vínculos que no resultan suficientes, como argumentaba Maribona el pasado año.

Esta cumbre arrancará con la historiadora del arte Clara G. Freyre de Andrade que regresa a Lanzarote para ilustrar acerca de cómo se han representado los alimentos en la historia del arte, mientras que la arquitecta y dibujante Bárbara Muller inaugurará una exposición de dibujos con 14 estampas de la gastronomía que se despliega en los distintos Centros de Arte, Cultura y Turismo de Lanzarote.

En esa jornada inaugural se repite la interesante experiencia de una cena en la que cinco chefs de Lanzarote interpretarán otras tantas obras de arte expuestas en el Museo Internacional de Arte Contemporáneo del Castillo de San José convirtiendo arte en gastronomía. Nani Frahija, Orlando Ortega, Gonzalo Calzadilla, Pedro Luis García Curbelo y Germán Blanco son los intérpretes

Anteriormente, otro de los platos fuertes consiste en el espectáculo que combina pintura, arte en chocolate y música. La artista multidisciplinar Yolanda Verona pintará un lienzo en directo en sintonía con el maestro chocolatero Ludovic Lamontagne, que interpretará a la artista. Al unísono fluirá un concierto a cargo del primer violín de la Orquesta Sinfónica de Londres, David Ballesteros, y el piano del titular del Conservatorio Superior de Música de Canarias, Javier Lanis.

Piezas apetecibles

Los platos suelen formar parte de verdaderas "colecciones artísticas" que pueden tener muy bien su homología en la escultura o la pintura. Los cocineros reinterpretan sus respectivos modelos con un lenguaje culinario -a menudo metódico y eficiente- para plasmar obras generadoras de apetencias y que, fuera de toda duda, deben irradiar sabor.

Es por eso que el sábado 25, en el Islota de la Fermina (Arrecife) tocará el turno de la fotografía, con la presencia de uno de los grandes del panorama nacional: José Salto. A su término, llegará el debate acerca de ese arte efímero como muchos  catalogan ya a la gastronomía. La presidenta de la Fundación Arte y Gastronomía, María Luisa Safont, participará en una mesa redonda en la que además intervendrán Bárbara Muller y dos de los organizadores de FestIN, Festival de Arte y Gastronomía de Valencia: el historiador de arte David Arlandis, responsable de Cultura y Ocio y Desirée Stenderup, Head of Gastronomy de la Fundación Visit Valencia.

En esta experiencia estará quien escribe estas columnas periodísticas de cada semana en atlanticohoy.com

Siguiendo el hilo conductor de la propuesta de Artenyesque 2023 pensemos sencillamente en el componente floral que se usa en cocina para aportar cromatismo y matices gustativos. Los seres humanos somos ajenos al objetivo real que puede tener el aroma de una flor, como el de atraer a un insecto polinizador, pues, a diferencia de los animales, identificamos los olores desde un plano emocional.

Muy entroncado, me parece, a la sesión matinal del sábado la completará la actriz y narradora Isabel Cabrera que, junto al maestro quesero Isidoro Jiménez, pondrá en escena su exitoso “Cuéntame un queso”. El cine tendrá su protagonismo en la Sala Buñuel del CIC El Almacén con la proyección de la inquietante película “El menú”, de Mark Mylod. El film, de estreno en la isla, cuenta en su elenco con Anya Taylor-Joy y Ralph Fiennes, entre otros y será introducida por el director de la Muestra de Cine de Lanzarote, Javier Fuentes Sanz.

El domingo 26, también en el Islote de Fermina, está prevista la segunda sesión de “Cuéntame un Queso”, esta vez para el público familiar, previo a un gastro-show de flores comestibles con una cata en crudo que impartirá Laura Carrera. Artenyesque, en su segunda edición, un acontecimiento que bien merece la pena apuntar en nuestra agenda y para propicia una escapada a la Isla de los Volcanes.

Antes de despedir el artículo, considero que viene a cuento esta anécdota que suelo revivir de cuando en cuando. Viví en una ocasión en el auditorio de Madrid Fusión la intervención del chef francés Akrame Benallal, precedido entonces de todas las “bendiciones” que le proclamaron aquella vez como Mejor Cocinero del Año en Europa; los periodistas se disponían a tomar apuntes de la ponencia titulada “Audacia, técnica e imaginación” cuando el espacio quedó a oscuras. Situación atípica e impactante, más allá de lo que pudiera presagiar el gusto o el olfato.

El cocinero y su ayudante, con guantes negros y sobre mantel de ese color, se disponía a emplatar una secuencia en artísticas vajillas, sin emitir palabra alguna. La cámara seguía la evolución de las manos, sólo visibles en la gran pantalla, mientras un violinista interpretaba piezas en directo y acordes dependiendo de cada plato.

En cierto modo, aquel experimento intelectual de Benallal supuso entonces un compendio de las artes o eso parecía. Evidentes las expresiones de trazos cromáticos en cada plato a modo de lienzo; manos poetas que casi danzaban al son de las piezas musicales mientras quedaban impresos los cuadros comestibles. Vamos a seguir reflexionando y ya les contaré algunas conclusiones del Artenyesque.