Fran Belín

Opinión

Medioambiente y sostenibilidad en ‘modo cuñao’

Periodista

Guardar

A ustedes (¡sí a ustedes!) y como a mí nos ha pasado esto, y más de una vez: amigo-a, familiar, compañero-a de trabajo… nos asevera con expresión (preocupación) de lo más grave e hipotéticamente convincente: “Es que aquí no hay oferta cultural o artística que valga; no se hace nada, nada”. Al estilo “cuñao”, vamos, que el ‘nada’ quede flotando como una letanía.

Resulta este un ilustrativo ejemplo que además de equiparable a muchos ámbitos de la vida y de la sociedad sirve para hilar las ideas de este escrito. En piedra hemos tocado, evidentemente, porque si para ellos-as no hay oferta, pues que no la hay, caramba; ya puede estar en cartelera la mejor obra teatral de Broadway que aquí sigue sin camas para tanta gente.

Aprovecho el prolegómeno, pues, para volver a insistir: en el campo de la sostenibilidad y el medio ambiente -en el que procuro contribuir a la concienciación con esta línea de artículos- todo pequeño gesto vale. Cualquiera con el que se persevere.

Esas señales están ahí, delante de nuestras narices. Vamos a impulsarlas, a darles eco. Si persiste la “ceguera”, entonces es que no hay oftalmólogo que arregle tanta tozudez.

A los hechos me remito y como muestra un botón. Vamos a arremangarnos.

Más de mil estudiantes han participado en el último año en las actividades de Educación Ambiental que pone en marcha el Parque Nacional del Teide en el último año. Se han impartido 45 charlas a 1.190 estudiantes y 99 profesores de 27 centros docentes de Tenerife; también 39 rutas en las que tomaron parte 941 alumnos y alumnas y 89 docentes de 18 centros docentes distintos.

Las cifras, de partida, son ‘pintonas’. Muchos de estos chicos-as van a “ramificar” su interés con otros compañeros-as y de ahí nacerá más concienciación hacia la defensa y conservación de nuestro patrimonio natural y paisajístico, a través de opciones educativas que no son baladí respecto a lo que exponíamos desde el primer párrafo.

Más que un símbolo

Un grupo de niñas y niños plantaron más de 90 árboles en el Parque Rural de Teno. El Cabildo de Tenerife, a través del área Gestión del Medio Natural y Seguridad, trabaja por la recuperación del bosque termófilo en la isla, y entre sus proyectos -con la colaboración del área de Desarrollo Sostenible y Lucha Contra el Cambio Climático- desarrolla acciones divulgativas  para que los ciudadanos se impliquen en la conservación de los espacios naturales.

44 escolares de edades comprendidas entre los 6 y los 11 años, acompañados de sus familiares, plantaron esos 90 ejemplares de especies de arbustos de bosque termófilo, entre otras granadillo, yerbamora, guaydil y palo sangre.

Seguimos con las cifras

Continuamos en Tenerife y es que el Cabildo y Ecoembes invirtieron, en 2021, 280.000 euros en 70 acciones para la distribución de casi 3.000 contenedores de varios formatos y así mejorar la recogida selectiva y reciclado de los residuos de envases de plástico, latas y briks contenedor amarillo y papel y cartón.

Estas acciones, incluidas en el llamado Plan Tenerife, constituyen un apoyo a los municipios para incentivar y facilitar la recogida selectiva de residuos. En definitiva, 2.600 papeleras y 258 contenedores ligeros entre 24 entidades locales. ¿Seguimos ‘rumiando’, en plan ‘cuñao’, que no se hace nada?

En estos escritos procuro no olvidar esa faceta de la hostelería y la gastronomía, así como la cocina sostenible, y, por ende, esos proyectos enfocados a través de Ecohosteleros -que ya han llegado a Granadilla de Abona, San Cristóbal de La Laguna y Santa Cruz de Tenerife-. En este sentido, se han dotado de diferentes medios e incentivos a más de 270 establecimientos de hostelería y restauración, para facilitar y fomentar la recogida selectiva de sus residuos de envases.

La perseverancia a través de la Viticultura

El empeño de los viticultores a través de la  International Wineries for Climate Action (IWCA) es modélico y no cesan sus acciones para intensificar el esfuerzo para descarbonizar el sector vitivinícola mundial con la admisión de cinco nuevas bodegas.

IWCA se reafirma como una asociación internacional que lucha activamente contra el cambio climático con bodegas unidas a la iniciativa desde que la fundaron los bodegueros visionarios Miguel A. Torres (Familia Torres) y Katie Jackson (Jackson Family Wines) en Barcelona en febrero de 2019.

El colectivo ha lanzado dos calculadoras con adaptaciones regionales para las bodegas de Australia y Nueva Zelanda. Estas herramientas se han desarrollado en colaboración con Sustridge y Yealands Estate Wines para que los miembros actuales y futuros de IWCA puedan elaborar sus inventarios de emisiones de gases de efecto invernadero e incorporan las principales fuentes de emisiones materiales de los viñedos y bodegas.

Miguel Torres Chile se adhiere a IWCA como ‘Silver Member’ y otras cuatro bodegas de Francia, Chile y Australia se incorporan como candidatas, mientras que Château Troplong Mondot y Herència Altés, aspirantes desde el pasado mes de septiembre, se convierten en miembros de pleno derecho.

“Debemos emprender acciones concretas a fin de reducir y mitigar los impactos de nuestros procesos. Todas las empresas tendrían que hacerlo. La participación en IWCA es clave para nosotros porque nos permite adherirnos a un estricto protocolo para mitigar las emisiones de CO2, adoptar las acciones implementadas por otras bodegas en todo del mundo y compartir información acerca de nuevos proyectos”, afirma Jaime Valderrama, director general de Miguel Torres Chile.

Cambio climático: otro detalle

El área de Desarrollo sostenible y Lucha Contra el Cambio Climático del Cabildo tinerfeño ha instalado en el Ecomuseo de El Tanque una de  las cuatro estaciones meteorológicas automáticas a las que el área se ha comprometido dentro del Programa de Cooperación INTERREG V-A MAC 2014-2020 de Sistema de observación meteorológica y oceánica.

Se trata de un instrumento de medida para monitorizar el clima y medir la temperatura y humedad del aire, además de otras incidencias climáticas.  Se incrementan, pues, los medios para la observación  meteorológica y oceanográfica del fenómeno del cambio climático en Tenerife, algo que contribuirá a mejorar los objetivos de estudio y acción contra el cambio climático.