Canarias perderá su ‘confort climático’ por el calentamiento global

El panorama que contempla el Grupo de Observación de la Tierra y la Atmósfera para el Archipiélago en lo que queda de siglo está lejos de ser un territorio de temperaturas soportables y precipitaciones salvadoras

Guardar

Una mujer se protege del calor en el municipio de Candelaria, en Canarias. / EFE
Una mujer se protege del calor en el municipio de Candelaria, en Canarias. / EFE

Canarias está aparentemente destinada a perder su “confort climático” por culpa del calentamiento global. El panorama que contempla el Grupo de Observación de la Tierra y la Atmósfera para el archipiélago en lo que queda de siglo está lejos de ser un territorio de temperaturas soportables y precipitaciones salvadoras. Todas las previsiones parecen indicar que, en las próximas décadas, las Islas sufrirán más calor e incendios y menos lluvias, lo que supondrá en consecuencia un nuevo paradigma socioeconómico para el Archipiélago. 

Este es el balance que ha realizado el investigador y responsable del Grupo de Observación, Juan Pedro Díaz, quien ha analizado las proyecciones climáticas de Canarias para este siglo en la jornada Canarias por la acción climática. Avances en el conocimiento sobre el cambio climático en las islas. El escenario previsto está lejos de ser halagüeño ni para los canarios ni para su economía. Lo que se prevé, tal y como ha explicado el investigador es más calor, sobre todo en las cumbres, lo que provocará condiciones más favorables para los incendios y además se prevé una disminución importante de las lluvias. 

Sin agua caída del cielo

Este último punto es de los que más preocupan por la creciente desertificación de los suelos y por la evidente importancia de la lluvia para el abastecimiento de agua. Pero también por lo anómalo de las previsiones. Mientras que Canarias sigue el mismo rumbo en el aumento de las temperaturas que el resto del mundo, “la precipitación es mucho más complicada y hay mucha mayor incertidumbre a nivel mundial”, explica Juan Pedro Díaz. Proyectar un futuro de las precipitaciones en Canarias entonces es “de mayor interés” para los investigadores. 

En los tres escenarios previstos que enmarcan la evolución de las lluvias, la disminución de las precipitaciones es la norma. “Con valores de menos 30-40% de disminución de la precipitación a futuro respecto de los valores climáticos actuales”, analiza el investigador, quien lo valora como “un dato preocupante”, por cómo se deberán abastecer en el futuro los recursos hídricos, sobre todo a nivel tecnológico. 

El investigador Juan Pedro Díaz explica el aumento previsto en la temporada de incendios en Canarias (1)
El investigador Juan Pedro Díaz en la jornada Canarias por la acción climática. Avances en el conocimiento sobre el cambio climático en las islas

Si bien en otras partes del mundo al hablar de cómo evolucionarán las lluvias se mantiene la teoría de que disminuirán en días pero aumentarán en intensidad, el Archipiélago parece que tendrá otro escenario. Tal y como ha explicado Juan Pedro Díaz, los datos reflejan una disminución en el número de días a futuro con precipitaciones intensas. “Es decir, da la impresión, a partir de los datos iniciales, de que tampoco ocurrirá un aumento con días con precipitaciones intensas”, ha expresado. De esta forma el régimen pluviométrico de las próximas décadas será “como el actual pero venido a menos”, y ha añadido que “no parece que haya un aumento importante de los eventos de precipitaciones intensas”. 

Sofoco en aumento

Al descenso de las lluvias se une el aumento de las temperaturas. Tal y como ha analizado el investigador, las cumbres serán las más perjudicadas por el calentamiento global, mientras que el aumento en las costas no será tan acuciante. A ello se suma que habrán más noches tropicales, es decir, noches donde las temperaturas mínimas superan los 20 grados centígrados. “Las noches tropicales tienen una importante consecuencia en la salud, en el descanso o en el uso de la energía para poder padiarlas”, ha explicado en relación a las consecuencias de este aumento de temperatura. El futuro de Canarias, en su peor escenario analizado, tendrá largos periodos de temperaturas máximas que pueden perdurar hasta los 90 días, mientras que ahora esas etapas de calor duran alrededor de seis días.  

Gran temporada de incendios

A todo ello se suma que la temporada de incendios va a aumentar. Con el aumento de las temperaturas, en especial en las zonas altas, los incendios forestales se convertirán en un futuro en una problemática de gran relevancia en las islas. “Vamos a tener mayor problemas porque las condiciones son más proclives para que ante una mínima ignición tengamos unos incendios importantes”, ha avisado el experto quien ha resumido esta situación como un incremento de casi tres meses de la temporada de incendio, con especial relevancia en las cumbres de Tenerife y de Gran Canaria.

El investigador Juan Pedro Díaz explica el aumento previsto en la temporada de incendios en Canarias
El investigador Juan Pedro Díaz explica el aumento previsto en la temporada de incendios en Canarias

Pérdida del confort térmico

Por último, el análisis de Juan Pedro Díaz también se ha enfocado en las consecuencias económicas que tendrá el cambio climático en un archipiélago cuya principal fuerza económica es el turismo. Para ello han analizado “lo que se denomina índice de confort del turista de playa”. Para final de siglo, los meses de verano son los que van a presentar una incomodidad especial para los visitantes, aunque está claro que esos datos se extrapolan para los ciudadanos y ante todo los trabajadores. 

Se traduce todo ello en un “agobio térmico” que se instalaría en las islas durante estos meses. “Habrá que analizar con los expertos las medidas por la pérdida del confort térmicos”, ha comentado el investigador quien ha puesto como ejemplo que habrá pensar políticas en el ámbito urbanístico para mitigar el calor.