Los drones y pseudosatélites podrían crear 200 trabajos directos en Canarias en los próximos años

Los proyectos de observación a la Tierra de Fuerteventura, del GEO Innovation Program 2030, buscan dinamizar la economía canaria apostando por la industria aeroespacial

Guardar

Infografía del proyecto Stratoport For Haps./ Cedida
Infografía del proyecto Stratoport For Haps./ Cedida

Si desde el punto de vista tecnológico se hiciera un estudio sobre qué nuevos sectores podrían instalarse en Canarias para generar empleo y de paso diversificar la economía se llegaría a una conclusión: el Archipiélago es un lugar clave para la industria aeroespacial. Este fue el resultado de un largo estudio de mercado del Parque Tecnológico de Fuerteventura, que buscaba nuevos proyectos para dinamizar la economía del sector tecnológico en las Islas. La respuesta fueron dos palabras: Drones y pseudosatélites. Dos tecnologías con las que esperan generar al menos 200 empleos directos en los próximos años en Canarias.

Eduardo Pereira es el gerente del Parque Tecnológico de Fuerteventura. Desde 2016, él y todo el equipo del Parque han estado investigando los proyectos tecnológicos que mejor encajan en la Isla y que pudieran situarla como epicentro europeo del avance tecnológico. "Todo aquello sirvió para que el programa fuera tomando forma en proyectos concretos y nos dimos cuenta de que Canarias era un sitio excelente para hacer un programa de observación de la Tierra pero sobre todo para aplicar tecnologías aeroespaciales", explica el gerente. 

Animar el tejido productivo

Así nació GEO Innovation Program 2030, del que se desprenden dos proyectos: Stratoport for Hups, basado en los paseudosatélites y el Proyecto International Smart Security & Services Center (ISSEC), centrado en los drones, o mejor dicho en los Vehículos aéreos no tripulados (UAV's por sus sigleas en inglés). "La potencialidad que tienen estas tecnologías es enorme, no lo digo yo, lo dice el libro blanco de la Comisión Europea. Se prevé que haya en Europa en los próximos años 100.000 empleos creados solo por los drones", informa. De ellos, 200 se crearían en Canarias, según las previsiones "realistas" de Pereira. Y serían directos, por lo que habría que sumar que alrededor de esta apuesta se crearía un ecosistema de empresas tecnológicas que se retroalimentaría. "Estar posicionados en un sector referente, haber apostado por esto yo creo que puede tener un desarrollo muy potente", opina. 

Un desarrollo que vendría de la mano de grandes empresas como Boeing, Indra o Airbus, por ejemplo, que sí están desarrollando estas muy costosas tecnologías y que estarían al frente de estos proyectos. Pero, tal y como destaca Pereira, finalmente serán las pymes que se instalen en Canarias las que los sostendrán. "Una vez lo podamos traer aquí hay transferencia al tejido empresarial. Desde la empresa de formación que contratamos para formar pilotos hasta la gente que tenga que poner aquí el helio o los sistemas de control", analiza el gerente del Parque Tecnológico de Fuerteventura. 

Por encima de las nubes

Pero, este sector tan específico y que en Canarias no está desarrollado ¿en qué consiste? y ¿Por qué el Archipiélago es idóneo para instalarlos? Los Haps, es decir, las Plataformas de pseudosatélites de alta altitud (High Altitude Platforms Pseudosatellites) "es una plataforma que suelen ser propulsadas por energía solar, que despegan con un globo" y que sirve para la observación terrestre, las comunicaciones o el control remoto. Están entre medio de los drones y de los satélites; tres tecnologías que, en sí, se complementan y que se espera que puedan usarse entre 2024 y 2026

Los pseudosatélites estarían a unos 20 kilómetros de altura y pueden abarcar un radio de 400 kilómetros para su observación, con lo que con siete de estos elementos se cubre todo el territorio español, según Pereira. Se pueden usar, por ejemplo, para la observación medioambiental, para el control de los incendios. "Desde el momento en que se produzca un foco de calor se podrá monitorizar la emergencia y avisar a los servicios, así como mapear el terreno e informar a los aviones, dar las coordenadas exactas, e información de valor a los servicios". Un uso que también se puede trasladas al estudio de las costas, el control de la inmigración, los vertidos o el tráfico, entre otros. 

Más cerca del suelo

Por su parte, el dron está para vigilancias concretas, para un control más cercano. "Tiene otro tipo de sensores, puede llevar el conteo de personas, detección de zonas agredidas, conteo de aves. Puede servirnos para hacer un control de tráfico, para sistemas de control de la energía eólica offshore, para transporte", explica. 

Falta de profesionales

Este nuevo camino en el tejido empresarial de Fuerteventura supondrá una clara apuesta por profesionales especialistas, que ahora no hay en las islas. Por lo que desde el Parque Tecnológico han optado por la formación de los expertos que necesitarán en un futuro, como pilotos de dron, por ejemplo. "Vamos a ir incorporando cada vez más especialidades y disciplinas. Al ir avanzando vamos a ir viendo poco a poco lo que vamos necesitando". Así, en un futuro necesitarán profesionales especializados en sensórica, analistas de misión, controladores aéreos de baja cota, especialistas en datos y en desarrollar sistemas de presentación para los clientes públicos, según explica Pereira. Y destaca que "el empleo nos lo va a generar que estas tecnologías que hagamos aquí las podamos exportar a otros territorios”.

Antes de 2024

"Nosotros tendremos todo esto desplegado, si todo va bien, en 2024", adelanta. A partir de mayo comenzara a construirse la infraestructura de Stratoport for haps, al igual que el edificio del ISSEC. "Con lo cual para el verano, entre agosto o septiembre del año que viene deberían estar acabadas las obras y a finales del año que viene empezarán los servicios en las infraestructuras", 

Archivado en: