Se hunde la constructora del grupo Santana Cazorla

Los tribunales mercantiles de Las Palmas declaran la quiebra de Petrecan SL

Alejandro B. Soler

Guardar

Santiago Santana Cazorla, uno de los dos hermanos dueños del grupo Santana Cazorla./
Santiago Santana Cazorla, uno de los dos hermanos dueños del grupo Santana Cazorla./

El gigante canario Santana Cazorla suma otra compañía en concurso de acreedores. El Juzgado Mercantil número 3 de Las Palmas ha decretado la insolvencia de Petrecan SL y ordena la intervención de sus operaciones, que quedan bajo la supervisión del administrador concursal Eugenio Vidal Rivera.

La firma se dedica a obras públicas, en particular la construcción de carreteras, vías férreas y otras instalaciones.

Petrecan cuenta con una plantilla de 130 trabajadores y mueve un volumen de negocio de 10 millones anuales. Además, participa en media docena de uniones temporales de empresas.

Según los últimos balances disponibles en el Registro Mercantil, las deudas alcanzan 15 millones. Los accionistas de Petrecan son Francisca Trujillo Dávila, titular del 28%; Manuel Santana Cazorla y María del Pino Oliva Ruano, dueños del 22,9% cada uno; Santiago Santana Cazorla, 12,7% y la sociedad Hermanos Santana Cazorla, 8,4%.

Petrecan está presidida por la sociedad Bodegas Tirajana, instrumental del grupo familiar Santana. Esta entidad, a su vez, preside la corporación Grupo Santana Cazorla SL, liderada por Alberto Santana Trujillo.

Descalabros

El grupo Santana ha protagonizado en los últimos meses dos fallidos de bulto. En noviembre, tal como informó Atlántico Hoy, se fue a pique la sociedad Mar Abierto, dueña de la cadena hotelera grancanaria Taurito Resorts. Engloba los alojamientos The Valle Taurito, The Costa Taurito y The Lago Taurito, con 250 empleados en plantilla.

El pasado mes de marzo este medio también informó de la suspensión de pagos de Grupo Santana Cazorla SL, holding del conglomerado empresarial de la saga grancanaria.

Esta corporación se dedica a la construcción y gestión de hoteles,  la promoción inmobiliaria y la venta de automóviles con la marca BMW.

Grupo Santana Cazorla acumula unas escalofriantes pérdidas de más de 200 millones.