Agoney Melián, presidente de la Asociación de Jóvenes Empresarios de Tenerife

Opinión

“¿Te enamoras del amor y o de la persona?” La importancia de la autoestima en el mundo laboral

Presidente de la Asociación de Jóvenes Empresarios de Tenerife

Guardar

Justo estos días, entre conferencia y conferencia, hablaba con un amigo sobre lo que le andaba rondando por su corazón partío, como diría Alejandro Sanz.

Había conocido a alguien que le había levantado los pies del suelo, que ocupaba su mente en la soledad y que era capaz de mejorar cualquier instante siempre que estuviese en su compañía, pero… la cosa no salió según lo esperado ya que la vida había reservado para mi amigo el papel secundario de esta comedia romántica. Otro sería el protagonista agraciado con el amor de ella. En ese momento la duda que me surgió fue, ¿estaría este chico enganchado a ella o a los momentos que estaba compartiendo?

Esta semana he estado pensando mucho sobre los diferentes tipos de amores y diferenciando conceptos como el amor propio, la autoestima o incluso las diferentes relaciones que tenemos entre humanos, familia, laboral ¿por qué conectamos más con unas personas que con otras? Sin ningún tipo de duda por el ideario que tenemos en nuestra cabeza de cómo deben ser las cosas, o lo que es lo mismo, nuestro mapa mental.

Nuestras vivencias y nuestra idea de felicidad son nuestro criterio para que exista esta conexión. Hay personas a las que le gusta viajar, otras salir o ir al teatro y estos grupos de intereses sueles unir o desunir. En un proceso humano, siempre tendremos más posibilidades de empatizar más con quienes comparten aficiones o gustos ¿se habían parado a pensar en esto?

Hace años que me dedico a la consultoría y la formación dentro de las empresas, y en casi todas, el patrón más común suele ser la conflictividad laboral, grupos cerrados en función de las filias y un gran desconocimiento de los motivos por los cuales esto ocurre. Creo que hay una acción en las empresas que nos estamos olvidando de trabajar y que nos ahorraría muchísimo esfuerzo y dinero. Deberíamos de invertir más en generar autoestima y hábitos emocionales saludables.

El amor propio es algo que todos tenemos y que nos viene de serie, seguramente tú que me estás leyendo te quieres y no quieres que nadie te haga daño, pero la autoestima…eso es otra cosa, la autoestima requiere de trabajo y esfuerzo en el día a día. Se trata de conocerte y entenderte sabiendo lo bueno y lo malo para poder trabajarte al respecto. Fíjense si es importante la autoestima que permitiría a cualquier ser humano escuchar activamente sin sentirse atacado y por consiguiente podríamos mantener relaciones, sobre todo en nuestro entorno laboral, menos tóxicas y más positivas.

No sé si la formación que debemos presentar a nuestros colaboradores se podría llamar: Mejora tu autoestima o motivación para equipos de trabajo, pero lo cierto es que sería un acierto para construir una sociedad más capaz y menos soberbia. Últimamente me he puesto como lema: “tú tienes la razón, pero yo soy más feliz” porque he decidido escuchar y entender a la gente que me rodea en un acto de generosidad, pero también de egoísmo. Necesito aprender más, mejorar más y ser más eficiente y eso sólo lo podré hacer escuchando otras opiniones y otras posturas que no tengan nada que ver con la mía. No se equivoquen, la autoestima no es sumisión es comprensión y cariño hacia los demás y hacia uno mismo y es urgente que nos pongamos como individuos y como sociedad a trabajar en ella.

Volviendo a la historia de desamor que les contaba, empecé a indagar en las razones por las cuales su química de atracción se activaba al hablar de ella, y me percaté que era mientras recordaba momentos concretos vividos, de lo bien que se lo pasaba y lo tranquilo y sosegado que se sentía en esos instantes. Empecé a percibir un patrón, eran las vivencias lo que le hacía feliz.

La química es química y es inevitable sentir cosas cuando el cerebro hace saltar la dopamina por los aires, pero cuando eso pasa, y todo está en calma, las relaciones son algo más. Son respeto, cariño y dos personas con autoestima acompañándose por el camino.

Cómo ya saben, si me han leído en otras ocasiones, me gusta dejar la reflexión para los lectores y por eso me gustaría saber qué opinan ¿nos enamoramos del amor o de la persona?


Agoney Melián